Un muerto a cuchilladas y otro, a tiros. Dos cadáveres y misterio en los bosques de Palermo