Dos casos en los que las víctimas habían denunciado y eso no bastó