Dos hermanos presos por el tiroteo en Las Cañitas

detenidos. En el hospital dijeron que los asaltaron, pero no les creyeron; el mayor tiene antecedentes por robos
Gustavo Carabajal
(0)
1 de diciembre de 2019  

Alejo y Lucas son hermanos y viven en Flores, cerca de la Iglesia de San José. Tienen 23 y 28 años, respectivamente. Cuando llegaron al Hospital Penna dijeron que quisieron asaltarlos y como se resistieron uno de los delincuentes les disparó. Pero los médicos que los atendieron en dicho nosocomio no creyeron en esa versión, alertaron al policía de guardia y quedaron detenidos, acusados de formar parte de la banda que protagonizó un tiroteo durante una entradera en un departamento de Las Cañitas.

Al revisar un bolso que llevaban ambos hermanos, los policías secuestraron una notebook, teléfonos celulares, un reloj, dos anillos de oro, documentación y llaves que fueron robados al dueño de uno de los departamentos del edificio situado en Zavala 1594, casi esquina Soldado de la Independencia.

Durante ese asalto, ocurrido anteanoche, minutos después de las 21.30 cuatro delincuentes, entre los que estarían los hermanos, que habrían sido identificados por fuentes de la investigación como Lucas y Alejo Avoledo, se enfrentaron con efectivos de la Policía de la Ciudad que intentaron interceptarlos cuando abandonaban el inmueble.

Pero los malvivientes lograron abordar una camioneta Chevrolet Tracker azul y abrieron fuego contra los uniformados. Durante el enfrentamiento se dispararon al menos 16 balazos, que provocaron daños en cuatro automóviles estacionados.

A esa hora, algunos comerciantes de la zona bajaban las persianas de los locales y tuvieron que tirarse al piso al escuchar los balazos.

El dueño del departamento asaltado es un hombre de 56 años, padre de la mejor amiga de la hija del diputado porteño Claudio Presti, del espacio político Vamos Juntos. Fuentes policiales indicaron que el legislador no estaba en el edificio en el momento del tiroteo. Presti llegó minutos después del enfrentamiento para buscar a su hija.

Según fuentes de la investigación, Lucas, el mayor de los hermanos Avoledo, tiene antecedentes por robos y lesiones. La última causa penal es por un asalto que lo tuvo como imputado, en 2017.

Además, Lucas estuvo detenido en junio de 2015, acusado de asaltar a un muchacho de 24 años, en la esquina de Niceto Vega y Humboldt. Lucas no actuaba solo. Lo acompañaban dos mujeres y un hombre. Los cuatro sospechosos fueron detenidos, acusados de robarle el celular al joven empleado,

Por ser el mayor y porque sabe cómo hay que manejarse en el ambiente "tumbero", Lucas tomó la palabra cuando ingresó en la guardia del hospital e intentó explicarles a los médicos que habían sido víctimas de un asalto y que les dispararon.

Eran las 22.30 de anteanoche cuando los sospechosos llegaron al Hospital Penna, a bordo de un taxi, marca Fiat Siena que tomaron en la esquina de Llerena y Andonaegui.

Según fuentes de la investigación, la cercanía en el tiempo entre la llegada del sospechoso herido en el muslo izquierdo y el tiroteo en la esquina de Soldado de la Independencia y Zavala también provocó desconfianza entre los médicos sobre la versión que manifestó el hermano del herido al afirmar que los habían asaltado.

Tal sospecha se fundó en un detalle clave: no había ninguna alerta sobre un asalto con armas de fuego en la zona del Hospital Penna. Hasta ese momento, el único aviso sobre un enfrentamiento correspondía al episodio ocurrido en Las Cañitas.

Con estos indicios, los policías solicitaron autorización para revisar el bolso de los sospechosos y hallaron una notebook, teléfonos celulares, un reloj, dos anillos de oro, documentación y llaves que fueron reconocidos por las personas que fueron asaltadas una hora antes, en el edificio de Zavala 1594.

En ese momento, los policías también detuvieron al conductor del taxi Fiat Siena, ante la posibilidad de que hubiera participado en el asalto. Pero, ayer por la tarde, el taxista fue liberado, al comprobarse que no era cómplice de los hermanos Avoledo. No obstante, el Fiat Siena quedó secuestrado con el objetivo de realizar peritajes y para el levantamiento de huellas.

Mientras tanto, ayer, los detectives de la Policía de la Ciudad se enfocaron en revisar las cámaras de seguridad instaladas en la zona de Villa Urquiza, especialmente las que funcionan en las adyacencias de la esquina donde los cuatro asaltantes abandonaron la camioneta Chevrolet Tracker en la que huyeron del tiroteo. Según fuentes de la investigación, los policías esperaban reconstruir el recorrido que realizaron los dos prófugos después de abandonar la camioneta y separarse de los hermanos Avoledo.

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.