El asesino usó un potente sedante para abusar de Anahí antes de asfixiarla