Más violencia. El auge de las entraderas ya causó 50 asesinatos