Impune. El caso Dalmasso, al borde de la prescripción