El inmueble de un prostíbulo en un barrio dominado por narcos será ahora refugio para mujeres