"Soy inocente y va a quedar demostrado en la causa", afirmó el juez Soto Dávila en su indagatoria

El juez federal de Corrientes Carlos Soto Dávila
El juez federal de Corrientes Carlos Soto Dávila Crédito: Archivo
(0)
10 de diciembre de 2018  • 14:59

El juez federal de Corrientes Carlos Soto Dávila afirmó que probará su inocencia en la causa en la que se lo acusa de haber recibido coimas para garantizar la impunidad de narcotraficantes de Itatí y dijo que la acusación en su contra es "una falsa denuncia" por parte de "los fiscales" federales de la provincia. Así lo dejó asentado en el escrito que presentó en los tribunales federales de Comodoro Py para cumplir con el trámite de declaración indagatoria ante su colega Sergio Torres, que instruye la megacausa por la cual están presos los dos secretarios de Soto Dávila y varios abogados correntinos que habrían servido de nexo entre los traficantes y los funcionarios judiciales.

"Jamás en mi larga trayectoria como juez exigí ni hice exigir un solo peso ni prebenda alguna de ningún imputado sometido a mi juzgamiento, y lo único que percibí siempre por mi tarea fue mi sueldo, y así lo demuestra la vida que llevo", afirmó Soto Dávila, que tiene 72 años y desde hace 22 es titular del Juzgado Federal Nº 1 de Corrientes, con competencia electoral.

Soto Dávila, según describieron fuentes judiciales, hizo una exposición verbal "formal" y agregó a su descargo un texto de 50 páginas, al que accedió Télam, con el que respondió a cada una de las acusaciones que pesan en su contra como jefe de una asociación ilícita tendiente a proteger a delincuentes a cambio de dinero.

En su descargo por escrito, Soto Dávila solicitó ser sometido a una "verificación patrimonial". "Mi casa, donde vivo, la compré antes de ser juez; mi auto es un Volkswagen Vento de 2015, y mi mujer (jubilada del Banco de la Provincia de Corrientes) tiene un Suzuki Swift 2008. También un terreno en Paso de la Patria que recibí antes de entrar en la Justicia y durante el ejercicio de mi profesión", sostuvo en el escrito que presentó con su abogado, Gonzalo Díaz Cantón.

"Mi único lujo que escapa a estos bienes son dos bicicletas, ya que es mi pasatiempo y mi deporte, mediante el cual me manejo por la ciudad donde vivo y donde todos me conocen", afirmó.

Soto Dávila sostuvo que por "no ser funcional" a los narcos hay quienes quieren quedarse con su sillón de juez e incluso sugirió que puede haber "algún político que quiere poner a su alfil" en ese cargo.

"Créame que le están mintiendo estos falsos 'arrepentidos'. Señor juez, desconozco sus identidades, pero no tenga duda de que algún interés creado tienen para tratar de involucrarme en esta basura de la que estoy siendo víctima", sostuvo.

Soto Dávila también sembró dudas sobre la utilización de la figura del arrepentido: "El hecho de que personas involucradas en causas donde yo investigué como juez de la Nación, muchas de ellas procesadas y hasta detenidas, hoy mejoren su situación involucrándome en hechos inverosímiles y falsos constituye un grave precedente en contra de nuestro sistema judicial".

Finalmente, negó que en su juzgado se "atomizaran" y "fragmentaran" las investigaciones y la información recopilada para evitar imputaciones consistentes en perjuicio de determinadas personas sospechadas.

ADEMÁS

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.