El periodista Eugenio Veppo seguirá preso por homicidio con dolo eventual

Gabriel Di Nicola
(0)
17 de octubre de 2019  • 01:43

"Ha quedado en evidencia el desprecio y la indiferencia con la que actuó Eugenio Veppo. Estamos conformes con la resolución de la cámara del crimen", sostuvo el abogado Andrés Gramajo, que representa a la familia de Cinthia Yanet Choque, la agente de tránsito que murió el mes pasado arrollada por el periodista y productor televisivo en la avenida Figueroa Alcorta y Tagle, en Palermo Chico.

Gramajo hacía referencia a la decisión de la Sala V de la Cámara del Crimen porteña, que hace instantes resolvió que Veppo siga preso, procesado por haber arrollado y dado muerte Choque, de 28 años, y dejar en grave estado a otro agente de tránsito, Santiago Siciliano, de 30, cuando circulaba a casi el doble de la velocidad permitida por Figueroa Alcorta y, en una maniobra zigzagueante, embistió un puesto de control casi en el cruce con Tagle, sin detenerse ni asistir a las víctimas.

Así atropellaron a los agentes de tránsito en Palermo

00:42
Video

La resolución fue firmada por los jueces Hernán López y Ricardo Pinto. "El acusado manejó un vehículo adquirido el día anterior a una velocidad casi el doble de la permitida, cruzó en reiteradas oportunidades semáforos en rojo, sobrepasó automóviles por la derecha y circuló en forma zigzagueante. Es más, obligó a otros vehículos a modificar su carril con el fin de evitar colisionar con el suyo. Ingirió alcohol en cantidades que lo llevaron al punto de encontrarse ya en un estado de desinhibición y omitió escuchar los reiterados pedidos de su amigo para desistir de la forma en que se le reprocha", sostuvieron en el fallo los magistrados.

Para los camaristas, Veppo conducía de manera "temeraria y altamente riesgosa" porque circulaba por Figueroa Alcorta con exceso de velocidad y en forma zigzagueante. "Estas pautas dan cuenta de una conducción evidentemente peligrosa", explicaron los integrantes del tribunal de alzada.

El hecho ocurrió a las 3.35 del 8 de septiembre, en avenida Figueroa Alcorta, metros antes de su intersección de la calle Tagle, donde Choque y Siciliano realizaban un control vehicular y fueron atropellados por un Volkswagen Passat azul que conducía el imputado.

Choque murió casi en el acto y Siciliano quedó gravemente herido. Fue trasladado al Hospital Fernández, donde permaneció en un coma farmacológico inducido hasta que despertó diez días después, aunque aún sigue internado.

"Se valora que no existía circunstancia alguna que le impidiese efectuar una conducta destinada de manera inequívoca a evitar el siniestro o, cuanto menos, para detenerse de manera posterior y socorrer a los afectados, en tanto el informe vinculado con el vehículo corroboró que los frenos no presentaban anomalías", afirmaron los jueces López y Pinto en la resolución firmada hoy.

Alta velocidad

Un peritaje realizado por la Policía de la Ciudad a partir de los registros de las imágenes de las cámaras de seguridad determinó que Veppo circulaba a 132 kilómetros por hora en la cuadra previa al accidente -lo que sobrepasaba en más de 60 kilómetros por hora la velocidad permitida en ese tramo de la avenida Figueroa Alcorta, que es de 70-, y a 128 km/h en el momento exacto en el que arrolló a las víctimas.

Tras atropellar a las víctimas, el conductor se escapó y abandonó el auto a pocas cuadras, en Silvio Ruggieri al 2800, frente al hospital Fernández. Desde allí caminó con los dos amigos que viajaban con él en el auto (un hombre y una mujer) y juntos tomaron un taxi hacia el domicilio de Veppo, en Belgrano.

Hace un mes, la jueza en lo criminal y correccional porteño Yamile Bernan procesó a Veppo, de 32 años, con prisión preventiva por el delito de homicidio y lesiones gravísimas con dolo eventual.

La defensa oficial del acusado apeló la resolución de la jueza de primera instancia. "No se encuentra acreditado que Veppo, más allá de haberse representado la posibilidad del resultado, hubiera aceptado como probable la muerte de la damnificada", afirmó Héctor Buscaya.

Según se desprende del expediente judicial, la defensa afirmó que "se efectuó una valoración parcial de la prueba rendida en la causa y no se tuvo en cuenta que un testigo refirió que luego del hecho Veppo estaba temblando y en un estado de shock, extremo que descarta que aquél hubiera orquestado una maniobra deliberada y dirigida a zafar de su eventual responsabilidad".

Además, entre otros puntos, la defensa sostuvo que las declaraciones de los testigos [las personas que acompañaban en el auto a Veppo], como las filmaciones incorporadas al legajo, ponían en tela de juicio que Veppo hubiera advertido la presencia del control vehicular. Por el contrario, tales elementos darían cuenta de que Veppo no se percató del control apostado sobre la Avenida Figueroa Alcorta, que se topó con él de manera sorpresiva y, por tanto, no pudo evitar la colisión. Tales extremos requerían que el caso fuera analizado desde la óptica de un delito imprudente pues no podía predicarse que el imputado hubiera aceptado el resultado fatal ocurrido".

Para la defensa este punto es crucial porque si "Veppo se topó en forma repentina con el control vehicular, es decir, no lo observó con anterioridad a que intentara esquivar los dos vehículos que sobrepasó, como afirman los testigos, no habría existido intención, sino un mero actuar imprudente".

La semana pasada se hizo una audiencia oral en la Sala V de la Cámara del Crimen donde cada una de las partes expuso los alegatos sobre la apelación presentada por la defensa. Como se dijo, Veppo estuvo representado por el defensor auxiliar Buscaya: por las querellas, los abogados Gramajo y Marcos D ´Alessandro, ym en representación del Ministerio Público Fiscal María del Rosario Centeno.

"La defensa plantea un caso de culpa con representación y no de dolo eventual. Sin embargo, se estima que la prueba recolectada durante la investigación resulta indicativa de que al imputado le resultó indiferente el resultado producido y lo aceptó en los términos de la figura escogida en la decisión impugnada", dijeron los jueces López y Pinto en la resolución.

"Eugenio, acabamos de matar a dos personas"

Uno de los jóvenes que acompañaban a Eugenio Veppo en su automóvil en momentos en que atropelló a dos inspectores de tránsito en septiembre pasado declaró en la causa que cuando el periodista "consume alcohol se transforma en otra persona".

Ese testimonio fue uno de los elementos valorados por la Sala V de la Cámara del Crimen al confirmar el procesamiento del imputado, que continuará detenido al menos hasta el juicio oral, según consignó Télam. Varias personas que estuvieron con el periodista horas antes del hecho contaron que la noche previa había ingerido bebidas alcohólicas, y si bien no pudieron precisar su graduación, detallaron que había tomado varios vasos de vino durante la cena y luego "una medida de whisky".

De acuerdo con el joven que iba como acompañante, antes de subir al vehículo, el imputado había consumido alcohol en cantidad suficiente como para estar en un "estado de comienzo de desinhibición". Además, sostuvo que "cuando Veppo consume alcohol, se transforma en otra persona". Respecto de lo sucedido tras atropellar a los inspectores de tránsito, el testigo afirmó haber gritado: "Eugenio, acabamos de matar a dos personas". Sin embargo, "él siguió conduciendo a toda velocidad, pero estaba como shockeado". Y agregó: "Yo le decía que frene y él seguía su marcha".

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.