El procurador penitenciario también pide discutir los malos tratos

Francisco Mugnolo señaló que debe terminar la "inflación" de detenidos
(0)
26 de marzo de 2019  

La semana pasada, el procurador penitenciario nacional, Francisco Mugnolo, señaló que la aplicación de tormentos y malos tratos a las personas privadas de su libertad era, 35 años después de recuperada la democracia tras la larga noche de la dictadura militar, una práctica "sistemática y generalizada" en las cárceles de todo el país. Lo dijo el día de la histórica condena a más de una decena de guardiacárceles -siete de ellos, a prisión perpetua- por las torturas seguidas de muerte contra un recluso del penal federal de Neuquén.

Ayer, en diálogo con LA NACION, Mugnolo ratificó su convicción de que la sobrepoblación carcelaria, producto de lo que él define como la "inflación" de la cantidad de personas presas producto del endurecimiento de las reglas de encarcelamiento y excarcelación, no es el único aspecto que debe ser abordado ahora que el Gobierno declaró la emergencia en materia penitenciaria.

Luego de afirmar que lo tomaba "por sorpresa" esa medida, porque la Procuración Penitenciaria de la Nación (PPN) "hace más de dos años que viene advirtiendo que si la situación sigue como hasta ahora se entraría en una emergencia", Mugnolo manifestó su beneplácito por la convocatoria a integrar la comisión que deberá buscar soluciones al problema carcelario.

Pero afirmó: "Nosotros vamos a proponer en la comisión que se trate el tema de la represión y de las torturas, tormentos y malos tratos dentro de las cárceles. Reconocemos que se han tomado medidas para mejorar los derechos fundamentales de las personas privadas de su libertad. Pero en esencia todavía se dan las torturas en las cárceles federales. Está bien que se construyan más prisiones o poner pulseras o tobilleras para liberar cupos, sobre todo, de detenidos primarios o por delitos leves. Pero se debe encarar el problema de la tortura dentro de los penales".

Mugnolo dijo a LA NACION que le parece "valioso" que el ministro Germán Garavano haya reconocido, con el decreto de declaración de emergencia, la crisis del sistema penitenciario. No obstante, sostuvo que, además de sumar plazas carcelarias y de buscar medidas alternativas a la detención, es necesario torcer la trayectoria punitiva actual que ve a la cárcel como la única solución para frenar el delito. "Hay que evitar que crezca la población carcelaria, pero también dar una respuesta social", concluyó.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.