Antecedentes. El robo de arte tiene un mercado propio