El testimonio que complicó al pediatra del Garrahan acusado de pornografía infantil

El pediatra Ricardo Russo continuará preso hasta la finalización del juicio
El pediatra Ricardo Russo continuará preso hasta la finalización del juicio Crédito: POLICIA DE LA CIUDAD
Gabriel Di Nicola
(0)
30 de julio de 2019  • 14:03

El peligro de fuga y la posibilidad de entorpecimiento de la investigación fueron los fundamentos para decidir que el médico pediatra Ricardo Russo, que hasta su detención trabajaba como jefe de Inmunología y Reumatología del Hospital Garrahan, continúe en prisión preventiva hasta la finalización del juicio, donde llegará acusado de producción y distribución de pornografía infantil.

En una audiencia celebrada ayer, en la la fiscal Daniela Dupuy, a cargo de la a Unidad Especializada en Delitos Informáticos de la Ciudad, le solicitó a la jueza en lo penal, contravencional y de faltas porteña María Laura Martínez Vega la extensión de la prisión preventiva del acusado, hubo un testimonio de suma importancia para los investigadores.

Según se desprende de la resolución en la que se decidió que Russo continué con prisión preventiva, el testimonio de la jefa del área de sumarios administrativos e integrante del comité de ética del Hospital Garrahan, que solo fue identificada como M. S. C., fue clave para determinar que las fotografías secuestradas al acusado, donde se observaban la zona genital de niñas que eran sus pacientes, "no fueron tomadas con fines científicos y académicos como alega la defensa del acusado". Esas imágenes fueron hechas en instalaciones del centro de salud.

M. S. C., que es abogada y especialista en derecho penal, sostuvo que "la mecánica protocolar en estos casos es que antes de fotografiar a un paciente debe firmarse un protocolo de consentimiento informado o, en su defecto, incluir en la historia clínica que el mismo se informó. Además, en caso de fotografiar a menores, no pueden ser exhibidos sus rostros salvo que la afección se trate de esa zona".

La testigo se asesoró con médicos de entre 20 y 30 años de experiencia que le informaron que "no más de dos o tres veces observaron pacientes del área de reumatología que presentaban sintomatología en los genitales y en ningún caso se sacaron fotos de partes genitales de los pacientes".

En la audiencia de ayer, además de la jueza Martínez Vega y de la fiscal Dupuy, estuvieron Russo, su abogado, Ricardo Izquierdo, y el titular de la Asesoría Titular N° 2, Rodrigo Dellutri.

Según la resolución firmada por la jueza Martínez Vega, el acusado no solo tomó imágenes de menores en el Hospital Garrahan. También lo hizo en su consultorio médico privado situado en Uruguay al 700, en el barrio de San Nicolás. Fueron ocho fotografías sacadas con un teléfono celular de una niña de entre 6 y 10 años tomadas el 31 de julio de 2017. Los documentos estaban en la computadora que se le secuestró al pediatra en su casa de Belgrano.

Fotos en la playa

La jueza Martínez Vega sostuvo que "no puede pasarse por alto" la exhibición de, al menos, dos "imágenes de niñas en la playa a las que se le veía la cola sin malla ni ropa que fueron tomadas con el teléfono celular de Russo entre el 11 y el 25 de febrero de 2018. Circunstancia que pone de evidencia su fin predominantemente sexual".

Además, según el expediente judicial, algunas de las fotografías usadas como prueba fueron secuestradas en la computadora de escritorio que el acusado utilizaba en el Hospital Garrahan.

En su resolución de anoche, la magistrada resolvió mantener la prisión preventiva de Russo hasta que termine el juicio oral y público. El pediatra seguirá detenido Complejo Penitenciario Federal 1 de Ezeiza.

Martínez Vega dejó sin efecto la prohibición que tenía Russo de utilizar computadoras y teléfonos.

"El peligro de fuga fundado en la expectativa de pena no solo no ha desaparecido sino incluso a aumentado. Primero porque la Fiscalía ha robustecido su caso con recopilación de más evidencias de cargo que se orienta a acreditar la teoría del caso de la acusación y con ello la causa ha avanzado a un estadio próximo al juicio que ha incrementado el riesgo del dictado de una sentencia condenatoria de cumplimiento efectivo que puede elevar la motivación del imputado de sustraerse del proceso", afirmó la jueza.

Respecto del posible entorpecimiento de la investigación, la magistrada sostuvo que "la posibilidad de obstruir el proceso no ha cesado".

En la investigación, la fiscal Dupuy tuvo la colaboración del Cuerpo de Investigaciones Judiciales (CIJ) del Ministerio Público de la Ciudad.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.