Récord. El tráfico de éxtasis tiene una nueva ruta en el Norte