El valor de actualizar los datos de la lista negra

Lucas Gallitto
(0)
8 de septiembre de 2019  

En la Argentina hay más de 31 millones de usuarios de servicios móviles. El robo de celulares es, por lo tanto, un problema que preocupa diariamente a la enorme mayoría de los ciudadanos, en especial porque la sustracción del dispositivo suele ir acompañada de actos de violencia. La lista negra global de IMEI (International Mobile Station Equipment Identity , por su sigla en inglés) es a la fecha uno de los principales mecanismos en la lucha contra el flagelo del robo, y una contribución de la industria a la seguridad ciudadana. Los dispositivos móviles tienen un número de identificación único conocido como IMEI. Cuando los operadores móviles reciben una denuncia de robo o extravío de celular por parte de sus usuarios, bloquean el equipo y reportan su IMEI a una base de datos global, que es alojada por la GSMA, la asociación mundial de operadores móviles. De este modo, la información se distribuye entre las distintas compañías y se evita la reactivación de un equipo reportado, poniendo trabas a su circulación en el mercado negro.

A nivel mundial, 122 operadores de 44 países aportan información de los teléfonos robados y extraviados a la lista negra. En América Latina se encuentran conectados 52 operadores de 18 países, incluyendo a la Argentina.

En la práctica, existen casos de adulteración del IMEI, por lo que es clave que los fabricantes de dispositivos inviertan recursos para dificultar este proceso lo máximo posible, y que no sea rentable hacerlo. Resulta también importante que los usuarios colaboren, denunciando los terminales robados y evitando ser parte de un proceso ilegal que en muchos casos pudo haber involucrado violencia contra las personas e incluso muertes al adquirir equipos de dudosa procedencia, sin verificar previamente el IMEI.

Finalmente, hay que destacar que el Estado es el responsable de velar por la seguridad de las personas y sus bienes. Aun si el mecanismo de la lista negra fuera perfecto, seguiría habiendo un incentivo para el negocio del robo de celulares a través de la venta de partes, como la pantalla y la batería (que pueden representar hasta el 80% del valor total del dispositivo en algunos casos). El problema del robo de celulares debe ser atacado de forma integral y responsable por parte de todos los actores involucrados.

El autor es director de Políticas Públicas para América Latinade GSMA

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.