En cinco años, la mafia china cometió 31 asesinatos en el país

La Justicia cree que en la Argentina operan unas siete organizaciones criminales chinas; contratan sicarios locales para extorsionar a comerciantes de su misma nacionalidad
Gustavo Carabajal
(0)
2 de septiembre de 2014  

En menos de cinco años, la mafia china cometió 31 asesinatos en el país. A pesar de los acuerdos jurídicos de cooperación entre los gobiernos de la Argentina y China para que integrantes de las fuerzas de seguridad de ambas administraciones intercambien información de las bases de datos de integrantes de las tríadas, por lo menos siete grupos mafiosos del país asiático siguen activos, actualmente, en nuestro país.

Sólo en lo que va de este año esas siete organizaciones mataron a cuatro personas, concretaron por lo menos diez ataques a balazos y siguieron extorsionando a algunos propietarios de mercados y de casinos clandestinos.

"La extorsión comenzó cuando el grupo mafioso le mandó una carta escrita en el idioma de la región de Fujian, el área de la que provienen la mayoría de los propietarios de los 10.000 comercios chinos instalados en nuestro país. En esa misiva, los mafiosos le advirtieron al dueño del local que debía pagar entre 50.000 y 60.000 dólares si no quería que le ocurriese nada malo. Al pie del texto figuraba el número de un celular, escrito en los números occidentales con característica de nuestro país", explicó un funcionario judicial que investigó a una red que extorsionaba a comerciantes chinos.

Dos ciudadanos chinos, identificados como Yan Shunfa y Lin Zhang Hui, fueron condenados a cinco años y cuatro meses de prisión por dos casos de extorsión, asociación ilícita y tenencia ilegal de arma de uso civil. Ambas condenas se determinaron a partir de los hechos que se pudieron probar, debido a que durante el proceso hubo comerciantes que denunciaron las extorsiones y luego se negaron a ratificar las acusaciones porque pagaron lo que exigían los mafiosos o bien por miedo.

A partir de lo que se estableció en la investigación encarada por la Fiscalía de Investigaciones Complejas de San Martín, en una causa en la que se desbarató una organización dedicada a vender protección a comerciantes de origen chino, si después de una semana de recibida esa carta, el dueño del local no contestaba, le llegaba una segunda misiva que, habitualmente, era acompañada por un bidón con combustible.

Según consta en el expediente que terminó con la condena dictada por el Tribunal Oral N° 5, de San Martín, los imputados cambiaban semanalmente los números de celulares a los que obligaban a llamar las víctimas de la extorsión. En el caso investigado por los fiscales de San Martín, secuestraron en poder de uno de los imputados cuarenta chips de distintos números de celulares.

Durante la pesquisa, se hicieron cruces telefónicos que indicaron que la mayoría de las comunicaciones fueron atendidas en la zona de Villa Crespo y Almagro.

Precisamente, a un colegio de Villa Crespo tenían que ir los comerciantes que accedían a pagar la extorsión para retirar la lámina con el logo del león chino que debían colocar en la puerta del comercio y que certificaba que "habían colaborado con la organización y que estaban cubiertos durante dos años", indicó uno de los investigadores judiciales.

Como ejemplo de homicidio concretado contra un ciudadano chino aparece el asesinato ocurrido el 3 de agosto pasado, en Combate de los Pozos al 600. Tres sicarios descendieron de un automóvil, interceptaron a la víctima cuando caminaba, lo obligaron a arrodillarse y le pegaron tres balazos en la cabeza.

Luego, los asesinos a sueldo abordaron el vehículo en el que llegaron y abandonaron el cuerpo de la víctima sin robarle los 107.000 pesos y 4000 dólares que llevaba en una bolsa negra y en los bolsillos del pantalón y de la campera. Según fuentes policiales, la víctima aparecía mencionada en una investigación por trata de personas.

En el listado de víctimas de la mafia china figura el dueño de un casino clandestino cuyo cuerpo fue hallado con cuatro balazos en la cabeza y parcialmente mutilado dentro de una valija abandonada en Camargo al 100, en Villa Crespo. A pesar de que la jueza de Instrucción María Gabriela Lanz realizó una serie de allanamientos en domicilios pertenecientes a los ciudadanos chinos que estaban relacionados con la víctima, y que desde el juzgado se tomaron numerosas medidas para esclarecer el homicidio, no se pudo quebrar el silencio.

Ante el temor de ser blanco de ataques a balazos en la zona de Flores, algunos de los propietarios de supermercados de origen chino comenzaron a reemplazar las rejas por planchas de acero de tres milímetros. Y están atemorizados.

Si bien los comerciantes aseguraron a LA NACION que pretendían resguardarse de los asaltos, vecinos de los locales dijeron que blindaban los negocios porque habían sufrido extorsiones y temían que los ataquen a balazos. Al menos eso fue lo que ocurrió en el caso del supermercado situado en Bogotá al 2600. En la mayoría de las ejecuciones actuaron sicarios argentinos.

Crímenes adjudicados durante 2014

8 de enero

El dueño de un local en Arturo Illia y Madariaga, en San Justo, fue asesinado por dos sicarios.

15 de enero

Mataron a la esposa del dueño del local situado en Andalgalá al 600, en La Matanza.

10 de julio

El dueño de un supermercado chino fue asesinado cuando salía de su casa en Chivilcoy y Felipe Vallese, en Floresta.

3 de agosto

El supuesto jefe de una red de trata fue asesinado en Balvanera.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.