Así trasladaban al narco que cayó por amor