Enrejan una autopista para frenar los robos