"Es un alivio, por fin siento que se empieza a hacer justicia", dijo Rocío Girat, la joven que fue violada por su padre