Falsos pacientes balean a una cardióloga y asesinan a su padre en el consultorio

La casa de Honorio Pueyrredón y Gabriela Mistral, donde ocurrió el asesinato de Alejandro Oscar Scheffelaar Klotz
La casa de Honorio Pueyrredón y Gabriela Mistral, donde ocurrió el asesinato de Alejandro Oscar Scheffelaar Klotz Crédito: Primer Plano Online
(0)
21 de mayo de 2019  • 12:22

El padre de una cardióloga fue asesinado de un balazo en el tórax cuando su hija fue asaltada por una pareja de delincuentes que, con turno previo, entraron con fines de robo a la casa donde funcionaba el consultorio, en Ituzaingó, y que escaparon luego de balear también a la médica.

"A mí me dieron varios tiros, con orificio de entrada y salida. Mataron a mi papá, se hicieron pasar por pacientes y lo único que hice fue tratar de sacarlos a la calle. Los fui empujando mientras disparaban y los sacaba. Cuando me di vuelta mi papá estaba muerto", relató la médica cardióloga Sabrina Alejandra Scheffelaar Klotz, de 39 años.

"Cuando me senté, después del shock de lo sucedido, y vi a mi papá muerto recién ahí me di cuenta de todos los disparos que me habían dado", dijo.

Según informaron fuentes judiciales y policiales, el hecho ocurrió ayer a las 17.30, en una casa situada en Honorio Pueyrredón 2001, esquina Gabriela Mistral, del barrio de Villa Ariza, donde la médica cardióloga Scheffelaar Klotz atiende su consultorio particular. Los voceros judiciales indicaron que la pareja de asesinos habían sacado el turno para asistir al consultorio durante el fin semana motivo por el cual, Scheffelaar Klotz les abrió la puerta. Una vez dentro, los delincuentes esperaron en la puerta hasta que saliera el paciente anterior ya que no hay sala de espera en la casa.

Según lo reconstruido hasta el momento por los investigadores, los ladrones ingresaron al consultorio y allí uno de ellos sacó una pistola 9 milímetros. La cardióloga guardaba un revólver calibre 38 en el cajón de su escritorio. En ese instante lo sacó, pero el delincuente se lo arrebató y se trenzaron en lucha. En ese instante, el padre, Alejandro Oscar Scheffelaar Klotz, de 64 años, al escuchar los ruidos y los gritos, entró en el consultorio y recibió un balazo en el pecho.

Alejandro Oscar Scheffelaar Klotz
Alejandro Oscar Scheffelaar Klotz Crédito: Primer Plano Online

Tras el ataque, los delincuentes escaparon con el arma que había en la vivienda. Mientras tanto, el fiscal Marcelo Tovalaro y la policía bonaerense reconstruyeron con las imágenes de las cámaras de seguridad de los municipios de Ituzaingó y Morón cómo fue la llegada y la huida de los delincuentes para dar con ellos. Los detectives intentan identificar a los criminales, que se cree que escaparon en un auto Volkswagen Gol gris que los esperaba en la calle.

Además agregaron, que el que tomó el turno fue el padre, quien era el que manejaba la agenda a su hija.

La cardióloga Sabrina Alejandra Scheffelaar
La cardióloga Sabrina Alejandra Scheffelaar Crédito: Primer Plano Online

En tanto la médica fue llevada de inmediato a la Clínica del Oeste (ex Clínica Dávila), de Ituzaingó, y luego derivada al Hospital Posadas, desde donde esta mañana fue dada de alta.

En la escena del hecho los peritos encontraron seis vainas calibre 9 milímetros del arma empleada por los delincuentes.

La causa es instruida en la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) N°1 de Ituzaingó, a cargo del fiscal Tavolaro, quien aguarda a que la médica se encuentre en condiciones de declarar sobre lo sucedido.

"Mi papá era colega de ustedes. Fue jefe de prensa de muchos intendentes. Lo único que pido es que encuentren a los asesinos. Espero que nos ayuden y nos respeten", les dijo la cardióloga a los periodistas en la puerta de su casa. Scheffelaar Klotz concluyó: "Me siento culpable porque está muerto. Firmé el alta voluntaria porque quise venir con mi mamá y con mi hija, que ahora tiene un abuelo muerto".

Refuerzo de seguridad

El Ministerio de Seguridad bonaerense, en tanto, anunció el despliegue de un operativo de saturación en los partidos de Morón, Ituzaingó y Hurlingham con el objetivo de reforzar la seguridad y prevenir el delito en la zona oeste del conurbano.

Según informaron fuentes de la fuerza, se implementó una serie de dispositivos con presencia de agentes policiales en distintos barrios considerados "conflictivos", patrullajes regulares en áreas comerciales y otras recorridas.

Para la puesta en marcha del operativo fueron convocados 155 miembros de la Policía bonaerense que prestan servicio en la Jefatura Departamental de Morón, el Comando de Patrullas y el Grupo de Apoyo Departamental (GAD), detallaron voceros del ministerio.

También formará parte personal de la Superintendencia de Seguridad Vial, a través del Grupo de Prevención Motorizada (GPM), la Policía local de cada distrito, Infantería, Caballería y la Unidad Táctica de Operaciones Inmediatas (UTOI).

También recordaron que el Fondo de Fortalecimiento en Seguridad entregado por la provincia al municipio de Ituzaingó fue de 16.740.600 pesos, destinados para sistemas de monitoreo urbano por CCTV, compra de cámaras e instalación, ampliación del centro de monitoreo, sistemas de reconocimiento de patentes y cámaras en patrulleros, inversión y mantenimiento en móviles de seguridad, inversión en comunicaciones (están totalmente encriptadas), en sistemas de alarmas en escuelas, botones antipánico y luminarias, entre otros dispositivos relacionados con la seguridad.

Además, la provincia entregó 33 patrulleros y 447 chalecos antibalas, cubriendo la totalidad de los efectivos en seguridad del distrito.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.