Femicidio: un acusado de abusos sexuales mató a su familia y a un vecino

El hombre, que se suicidó, tenía una restricción para acercarse a su esposa y a sus hijos
(0)
16 de noviembre de 2018  

Sobre el hombre pesaba una orden de restricción perimetral por la que no podía acercarse al domicilio de su esposa. Ella lo había denunciado por el abuso sexual cometido contra su hija de dos años. En la madrugada de ayer, sin embargo, el hombre entró en la vivienda a la que no podía acercarse y asesinó a balazos a su esposa , sus dos hijos y un vecino que se encontraba en la casa. Llamó a la policía y se suicidó.

El hecho ocurrió en la localidad bonaerense de Colón alrededor de las 11, en una vivienda ubicada en la calle 54, entre 25 y 26, según lo confirmó el secretario de Seguridad de ese partido bonaerense, Marcelo Battaglia. El funcionario confirmó que existía una medida de restricción para el asesino y que una fiscal había pedido su detención.

Voceros policiales señalaron que el homicida múltiple, identificado como Leandro Andrés Ayala, de 37 años, había sido denunciado por el presunto abuso sexual cometido contra su hija , Josefina Guerrero, de dos años.

Además de la niña, en el brutal hecho fueron asesinados a balazos también Delia Guerrera, de 35 años, esposa del femicida; su hijo Patricio Gómez, de 12, y un vecino que no fue identificado por la policía y cuya edad rondaría entre los 50 y los 60 años.

Según las primeras informaciones, el mismo homicida fue el que llamó al 911 para dar aviso de su crimen, que vinculó a "motivos familiares". Cuando los efectivos acudieron al lugar, se encontraron con el cadáver de las cuatro víctimas y también el de Ayala, todos con heridas de bala.

El hombre dejó un escrito y audios en los que intenta explicar las razones que lo llevaron a cometer la masacre y el posterior suicidio. Según se supo, a partir de la denuncia por abuso sexual contra la menor, a Ayala se le había determinado una restricción perimetral de la que había sido notificada el lunes pasado.

En el escalofriante caso tomó intervención la fiscal Magdalena Brant, que depende del Departamento Judicial de Pergamino.

En tanto, Marcelo Battaglia, secretario de Seguridad del municipio de Colón, dijo que la mujer no tenía botón antipánico porque "estas situaciones tan graves de violencia familiar no se dan aquí, ya que es una comunidad chica".

Y agregó, en declaraciones consignadas por Télam: "Hay treinta mil habitantes, hay violencia de género, pero no de esta magnitud y no hace necesario tener botón antipánico".

El cuádruple homicidio en Colón se produjo justo cuando se cumplen 26 años de la masacre cometida por el odontólogo platense Ricardo Barreda, uno de los casos más resonantes de la historia policial argentina, que, si bien con contextos diferentes, tiene como característica similar la cantidad de víctimas con este episodio de extrema violencia registrado en Colón.

El 15 de noviembre de 1992, Barreda mató a escopetazos a su esposa , Gladys Margarita Mac Donald; su suegra, Elena Arreche, y sus hijas Celina y Adriana.

MÁS leídas ahora

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.