Fue secuestrada hace 15 años, sigue desaparecida, y la Justicia la citó por un tecnicismo

Julio y Maria Ines Aguirre, los padres de Fernanda, en la puerta de su casa de San Benito, Entre Rios, en el 2004
Julio y Maria Ines Aguirre, los padres de Fernanda, en la puerta de su casa de San Benito, Entre Rios, en el 2004 Fuente: LA NACION - Crédito: Hernán Zenteno
(0)
27 de marzo de 2019  • 22:16

La Justicia de Entre Ríos citó, mediante un edicto publicado hoy, a Fernanda Aguirre, la adolescente de 13 años desaparecida en 2004 en la localidad entrerriana de San Benito. Según informaron fuentes judiciales, lo hizo para cumplir con esa formalidad en el marco de un juicio iniciado por su padre.

La medida fue dispuesta por la jueza de Familia 3 de Paraná, María Eleonora Murga, quien citó a la joven a comparecer en el plazo de cinco días para "estar a derecho de conformidad con lo dispuesto por el artículo 82 del Código Civil".

Ese artículo establece el mecanismo para dictar la ausencia de una persona al señalar que "el presunto ausente debe ser citado por edictos durante cinco días y si, vencido el plazo, no comparece, se debe dar intervención al defensor oficial o, en su defecto, nombrarse defensor al ausente".

La convocatoria, que causó sorpresa, se dio en el marco del juicio por declaración de ausencia que inició Julio Domingo Aguirre, padre de la joven (que hoy tendría 27 años) con el fin de proteger sus bienes y derechos.

El caso de Fernanda Aguirre

La joven fue secuestrada el 25 de julio de 2004, a alrededor de las 16, cuando caminaba hacia su casa desde el puesto de venta de flores que la familia tiene frente al cementerio de San Benito.

El principal sospechoso del secuestro, Miguel Angel Lencina, fue detenido días después del hecho, que ocurrió mientras gozaba de una salida laboral de la cárcel de Concepción del Uruguay, donde purgaba una pena por el asesinato de una mujer.

El 6 de agosto de ese año, pocos días después de ser detenido, Lencina apareció ahorcado en la celda de la comisaría 5ta. de Paraná, donde permanecía alojado.

La esposa de Lencina, Mirta Chávez, fue condenada en 2007 a 17 años de cárcel, acusada de haber sido quien se comunicó telefónicamente con la familia Aguirre para pedir un rescate de 2.000 pesos.

Durante el juicio, la mujer dijo que desconoce qué había hecho su marido con la adolescente, lo que hasta hoy no pudieron determinar los investigadores.

En 2014, Chávez quedó en libertad condicional por la aplicación de la ley que prevé la reducción de la pena para quien curse estudios mientras se encuentra detenido.

Por su parte, María Inés Cabrol, la madre de Fernanda Aguirre, recorrió varias provincias y países en busca de su hija ante la posibilidad de que haya sido víctima de una red de trata, pero esta hipótesis no fue acreditada por la Justicia.

El 11 de mayo de 2010, la mujer murió a los 45 años, en una clínica de Buenos Aires a causa de una enfermedad terminal y sus restos fueron cremados en un cementerio privado de San Benito, donde residía con su familia.

Agencia Télam

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.