"Fue un exabrupto, nunca sacamos ningún cadáver de los arroyos", dicen ahora los responsables de la ONG