El escenario. Granados, sin recursos y con una sola idea