Hallan tres granadas con detonadores en el barrio de Los Monos en Rosario

Granadas militares FMK2
Granadas militares FMK2 Crédito: Ministerio de Seguridad
Germán de los Santos
(0)
2 de diciembre de 2019  • 19:01

ROSARIO. Los dos jóvenes vieron a los gendarmes y comenzaron a correr; en su huida arrojaron una mochila, mientras se escabullían en uno de los extensos pasillos del barrio Las Flores, territorio de Los Monos. En segundos desaparecieron.

Cuando los gendarmes abrieron el bolso pensaron que se iban a encontrar con droga, pero su sorpresa fue mayor: había tres granadas FMK2, un porta granadas de tipo P.D.F antitanque, 20 cápsulas de detonación tipo eléctrico (estopines con fulminante) y dos cuerdas enrolladas de cordón detonante de capacidad lenta.

"Los explosivos estaban activados", confirmaron fuentes de Gendarmería a LA NACION. Los efectivos de esa fuerza pidieron refuerzos y convocaron a la Brigada de Explosivos de la Policía de Santa Fe para que inspeccionara las granadas secuestradas.

Lo que preocupó a los funcionarios del Ministerio de Seguridad fue el hallazgo de los detonadores y los cordones de retardo, algo que se utiliza para que la explosión suceda minutos después de que se active el artefacto. También les pareció sugestivo el lugar: el territorio históricos de la banda de Los Monos.

Ariel Cantero, alias Guille, se encamina a recibir la tercera condena en su extenso prontuario delictivo, en un juicio en el que la Justicia federal juzga a 19 miembros de una organización, varios de ellos barrabravas de Rosario Central, que tenían vínculo directo con los Cantero. El fiscal pidió nueve años de prisión para Guille.

El tipo de granadas secuestrado fue fabricado en la planta de Fabricaciones Militares en Fray Luis Beltrán, a 20 kilómetros de esta ciudad, donde se produjeron durante los últimos años problemas con el robo de municiones. En marzo de 2018 fueron procesados cinco militares por el faltante de 19.600 balas calibre 9 milímetros del Batallón de Arsenales 603, que está al lado de la fábrica de armas.

El supuesto robo de municiones del batallón provocó un escándalo en ese momento, luego de que LA NACION publicara el 20 de febrero de 2015 que existía un importante faltante de balas en esa dependencia. El entonces ministro de Defensa, Agustín Rossi (que a partir del 11 de diciembre volverá a ocupar ese cargo), ordenó el cierre del predio y el pase a retiro del director de Arsenales del Ejército, coronel Hugo Víctor Meola.

El jefe de la Región II de Gendarmería Nacional, Gustavo Campagno, que está al frente del área de Rosario, confirmó a LA NACION que se abrirá una investigación sobre el hallazgo de las tres granadas. El caso quedó en manos de la Justicia provincial.

En medio de la transición política en las áreas de Seguridad, el hallazgo de tres granadas con todos los dispositivos para ser accionadas causó preocupación, sobre todo teniendo en cuenta la época del año, explicaron fuentes de la investigación.

En otras oportunidades aparecieron granadas del mismo tipo en Rosario. Nunca se detectó ni investigó de dónde salen esos explosivos de alto poder, con un radio de acción de 3 metros, y una onda explosiva de 3 a 7 metros, con capacidad de expulsar 850 esquirlas.

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.