Inspeccionaron el instituto de menores en el que murió quemado un joven

La ventana de la celda de aislamiento en la que estaba encerrado el joven que murió
La ventana de la celda de aislamiento en la que estaba encerrado el joven que murió Crédito: Gentileza Ministerio Público Fiscal
La Procuraduría de Violencia Institucional recorrió el lugar y constató las condiciones en la que estuvo detenido el adolescente
(0)
11 de diciembre de 2014  • 16:09

Personal de la Procuraduría de Violencia Institucional (Procuvin), que depende del Ministerio Público Fiscal de la Nación, inspeccionó el Centro Socio Educativo de Régimen cerrado Dr. Luis Agote en el que hace unas semanas Diego Borja, un joven de 17 años que estaba encerrado en una celda de aislamiento, sufrió graves quemaduras que le provocaron la muerte.

Borja prendió fuego a un colchón dentro de esa celda y sufrió graves quemaduras que le provocaron la muerte.

Desde el Ministerio informaron a LA NACION que la inspección se llevó a cabo el pasado 1ero de diciembre. Durante el recorrido "se pudo constatar la ubicación del puesto de guardia responsable de la custodia de las celdas de aislamiento a escasos 4 metros de la celda de castigo" donde ocurrió el incendio. "La cercanía de ese puesto así como la extensión y la gravedad de las quemaduras dan cuenta de la falta de intervención oportuna de los responsables", aseguraron las fuentes.

Según explicaron, el adolescente había sido sancionado por "faltarle el respeto a un adulto" y dicha sanción consistía en el encierro en una celda de aislamiento por 48 horas.

La inspección permitió determinar que dicha celda sólo está provista de una cama de metal fija al piso con colchón, un vidrio fijo que da al exterior y una pequeña rejilla de ventilación. "Estas celdas no tienen sanitarios ni acceso al agua, ambas cuestiones vitales que los jóvenes allí encerrados deben solicitar gritando a la guardia", señalaron los voceros. "El régimen de aislamiento impide todo tipo de interacción social y estimulación socio ambiental con inevitables consecuencias dañinas para la salud integral de los jóvenes así castigados", insistieron.

La inspección fue dirigida por el titular de la Procuvin, Abel Córdoba, y el presidente del Sistema de coordinación y seguimiento de control judicial de unidades carcelarias, el juez de la Cámara de Casación Penal Gustavo Hornos.

Además de las condiciones de la celda de aislamiento, también "se observó un notable estado de deterioro de la infraestructura y el mobiliario y condiciones insalubres de higiene y mantenimiento". "Las instalaciones eléctricas son precarias y peligrosas y se observó una gran cantidad de insectos en diferentes sectores, entre ellos cucarachas dentro de una heladera con alimentos", relataron los funcionarios luego de la inspección.

Tras el recorrido, se dispuso la clausura judicial del sector de aislamiento.

Piden intervención a la Corte Suprema ante la grave situación de los institutos de menores

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.