Investigan a una banda que protagonizó violentos robos de automóviles

Uno de los violentos asaltos en Saavedra
Uno de los violentos asaltos en Saavedra Crédito: Imagen de video
Fue procesado uno de los sospechosos que golpearon a una médica y se tirotearon con una patrulla policial
Gabriel Di Nicola
(0)
1 de septiembre de 2019  

"Te voy a matar", le gritó varias veces el delincuente después de pegarle con un arma en la cabeza. La pesadilla había comenzado cuando Adriana C., médica, estacionó su auto en Vidal al 4300, en Saavedra . Antes de que se bajara del vehículo fue sorprendida por un ladrón armado. En medio del ataque, un segundo asaltante se subió por la puerta del lado del acompañante y le exigía a su cómplice que matara a la mujer. Aterrada, la víctima pensó que para salvarse tenía una sola alternativa y fingió un desmayo. Los ladrones la sacaron del automóvil, la dejaron tirada en la calle y se escaparon a toda velocidad.

El violento robo ocurrió a plena luz del día y quedó registrado por una cámara de seguridad. Ocurrió a las 9.14 del feriado del 20 de junio pasado. La médica hizo la denuncia en la comisaría vecinal 12A de la Policía de la Ciudad. El vehículo fue hallado poco después en la localidad de Lagomarsino, en Pilar, donde vivía uno de los sospechosos.

Según el lector de patentes instalado por el gobierno porteño en el cruce de la avenida General Paz y Cabildo, el auto robado pasó a las 9.18, es decir, cuatro minutos después del ataque. Los delincuentes, de acuerdo con el dictamen del fiscal José María Campagnoli, se dirigieron a la localidad de Lagormasino. Allí se enfrentaron a tiros con personal de la policía bonaerense que intentó identificarlos. El auto fue recuperado después del tiroteo.

Ese robo no habría sido el único protagonizado por la banda durante el Día de la Bandera, según sospecha el fiscal Campagnoli. Ese mismo 20 de junio, pero a las 16.48, hubo un asalto con las mismas características en Amenábar al 4000, en Saavedra. Mariano Edmundo L. C. fue sorprendido por dos delincuentes cuando estacionaba su Renault Sandero. Uno de los ladrones abrió una de las puertas del vehículo y le gritó: "Salí del auto. Salí del auto".

Mariano Edmundo L. C. intentó quitarse el cinturón de seguridad, pero los nervios se lo impidieron. Entonces comenzó a ser golpeado. "Uno de los delincuentes tomó del brazo a la víctima, la sacó fuertemente del interior del vehículo y la arrojó al suelo, por lo que ambos continuaron golpeándola en cuerpo, cabeza y rostro, utilizando además, a tal efecto, un traba volante, provocándole lesiones", sostuvo el fiscal Campagnoli en un dictamen en el que pidió la detención de uno de los sospechosos identificados. Todo quedó filmado por una cámara de seguridad.

El representante del Ministerio Público destacó que "ese mismo día, en horas de la mañana y a pocas cuadras de la escena de los hechos, ocurrió un grave hecho delictivo de muy similares características", en referencia al robo del que fue víctima la médica.

Investigación en redes sociales

Para Campagnoli, según se desprende de los dictámenes, por lo menos uno de los delincuentes tuvo participación en ambos hechos. Se trata, según fuentes judiciales, de José Antonio Vallejos. Como sucedió en otras investigaciones, Campagnoli y su equipo de trabajo hicieron un análisis profundo de las redes sociales. En este caso descubrieron en el perfil de Facebook de Vallejos una fotografía donde estaba vestido con un buzo de similares características que tenía puesto uno de los ladrones del robo a Adriana C.

Además, el equipo de trabajo de la fiscalía de Campagnoli detectó que Vallejos dejó escrito su teléfono celular en un comentario de una publicación en Facebook, por lo que se pidió al juez de la causa, Damián Kirszenbaum, la intervención de la línea telefónica para intentar identificar a sus cómplices.

Vallejos fue detenido un mes después de que se ordenara su captura. Detectives de la División Sustracción de Automotores de la Policía de la Ciudad sospechan que planeaba fugarse en la ciudad de Rosario. Kirszenbaum procesó a Vallejos con prisión preventiva por el robo del que fue víctima la médica y por otro hecho de similares características sucedido en el 29 enero en Núñez. Ese día, a las 19.30, según se desprende del auto de procesamiento, Vallejos y un cómplice sorprendieron a Carlos S. y Paula B. en Cuba al 3800 y se robaron un automóvil Fiat Palio Adventure. En el interior del vehículo había un equipo de buceo, entre otros elementos. En la resolución, el juez Kirszenbaum también procesó a Vallejos por las lesiones calificadas de graves que sufrió la médica cuando le pegaron en la cabeza con un arma. Además, le trabó un embargo sobre sus bienes hasta cubrir la suma de $200.000.

"Ambos hechos [el ocurrido en Núñez y el robo a la médica en Saavedra] se encuentran consumados por cuanto no todos los elementos sustraídos fueron recuperados. Vallejos y su compañero tuvieron tiempo suficiente para disponer de ellos", afirmó el magistrado en su resolución.

Sin embargo, Vallejos fue sobreseído por el robo del que fue víctima Mariano Edmundo L. C. porque la rueda de reconocimiento fue negativa. "Respecto de las filmaciones, debe decirse que estas resultan ser de tan baja calidad que no logra divisarse efectivamente el rostro de los delincuentes. Con relación a la cercanía de los hechos, en la zona de referencia es común que suelan ocurrir ilícitos como los aquí investigados; lo cual no implica que todos sean cometidos por Vallejos. Finalmente, más allá de lo declarado primigeniamente por el damnificado, lo cierto es que se realizó una rueda de reconocimiento entre Vallejos y Mariano Edmundo L. C. donde la víctima no solo no reconoció a Vallejos como el autor del hecho, sino que se encontraba segurísimo [sic] de que el sustractor no resultaba ser ninguno de los integrantes de la rueda de reconocimiento", afirmó el juez al fundamentar el sobreseimiento.

La decisión del magistrado fue apelada por Campagnoli.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.