Investigan el hallazgo de un arsenal con más de 300 armas

Campana. Sospechan que los fusiles serían transferidos a narcos brasileños
Gustavo Carabajal
(0)
2 de noviembre de 2018  

La Gendarmería y la Aduana desbarataron una organización criminal trasnacional que se dedicaba al contrabando de armas de grueso calibre y municiones que perforan chalecos antibalas. Se sospecha que ese armamento, llegado desde los Estados Unidos, sería transferido a una de las bandas de narcotraficantes más poderosas de Sudamérica: el Comando Vermelho, que tiene su base de operaciones en las favelas de Río de Janeiro. En la Argentina, se había instalado una célula que utilizó empresas fantasma para triangular ese contrabando.

Durante siete allanamientos realizados en las últimas horas, los efectivos de la Gendarmería y funcionarios de la Aduana secuestraron más de 300 armas de guerra y una importante cantidad de municiones. En los operativos, el personal de esa fuerza federal de seguridad apresó a cuatro sospechosos acusados de integrar la organización criminal internacional.

Según fuentes de la investigación, los allanamientos se realizaron en inmuebles de Campana, en la provincia de Buenos Aires. En Perón al 400 de esa ciudad está el domicilio del integrante de la banda que debía recibir la encomienda con las armas. Allí se había planificado la entrega vigilada del paquete que se había rotulado con la leyenda "Ropa deportiva" y que había enviado desde Miami, Estados Unidos, un sospechoso que habría sido identificado como "Michael Núñez".

Según fuentes de la AFIP, la investigación comenzó hace tres semanas, cuando las autoridades argentinas recibieron una alerta de la Homeland Security, el Departamento de Seguridad Nacional de los Estados Unidos. Esa alerta surgió a partir de la intensificación de la vigilancia de posibles actividades criminales en la Argentina, que se originó en los Estados Unidos en prevención de ataques ante la inminencia de la Cumbre de G-20.

A partir de esa pista, el juez en lo Penal Económico Pablo Yadarola autorizó a la Aduana y a la Gendarmería para que iniciaran una investigación. El primer paso constituyó en retirar la encomienda del centro de distribución de Retiro y llevarla a la sede de la Aduana, donde se abrió y se cambiaron algunas piezas. Posteriormente, se cerró sin alterar ningún detalle y se dispuso realizar una entrega controlada de las armas con el destinatario, un sospechoso de apellido Alanis, con domicilio, en Campana.

Cuando el imputado retiró la encomienda, los investigadores, supervisados por el magistrado, realizaron siete allanamientos simultáneos en inmuebles situados en General Alvear, Mendoza; Río Cuarto, Córdoba, y en Flores, en la Capital. Fuentes vinculadas al Ministerio de Seguridad de la Nación iniciaron un análisis de la información obtenida durante los allanamientos y de las más de 300 armas secuestradas, y estimaron, en principio, que el cargamento no tendría vinculación con la inminente Cumbre del G-20. Los investigadores concluyeron que el contrabando formaba parte de una triangulación del Comando Vermelho. En este análisis coincidieron otras agencias gubernamentales.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.