Investigarán a un preso por su rol en el homicidio de un modelo publicitario

Matilde Sarubbi busca desde 2010 justicia tras la muerte de su hijo, Diego Rodríguez
Matilde Sarubbi busca desde 2010 justicia tras la muerte de su hijo, Diego Rodríguez Fuente: Archivo
Tras homologarse el acuerdo judicial de seis años de prisión para uno de los asesinos de Diego Rodríguez, la Justicia intentará avanzar sobre el presunto autor del mortal disparo en Liniers
Gabriel Di Nicola
(0)
8 de agosto de 2019  

Casi nueve años después del homicidio del modelo publicitario Diego Rodríguez, asesinado a sangre fría en un intento de robo en octubre de 2010 en Liniers, se abrió una nueva pista: en la homologación del juicio abreviado con el que se condenó a seis años de cárcel a uno de los sospechosos, l a Justicia ordenó investigar a un preso alojado en el penal de Marcos Paz, donde cumple una sentencia de 11 años de cárcel.

Calificadas fuentes judiciales confiaron a LA NACION que el sospechoso es Alejandro Domínguez Fredes, el Ale, que purga una condena por robo.

La decisión de investigar a Domínguez Fredes fue tomada por el Tribunal Oral de Menores N° 3, integrado por los jueces Sergio Real, Fernando Pisano y Gustavo González, al hacer lugar a una solicitud de la fiscal general Patricia Quirno Costa.

En un juicio abreviado, E. R. R. D., un paraguayo que ahora tiene 26 años y que en el momento del homicidio era menor de edad, fue condenado a la pena de seis años de cárcel por su participación en los hechos.

E. R. R. D. estuvo prófugo siete años. Antes de que acordara el juicio abreviado -duramente criticado por la madre de Rodríguez, Matilde Sarubbi, a quien la ministra Patricia Bullrich le ofreció su apoyo para apelar aquel fallo ante Casación-, estaba previsto que el debate comenzara ayer, según la fecha prefijada meses atrás.

Importantes participantes del caso afirmaron a LA NACION que una de las pruebas fundamentales contra E. R. R. D. era el testimonio de un testigo de identidad reservada que nunca pudo ser localizado para que declarara en el debate oral.

Debido a eso, y para no frustrar una posible condena, la fiscal Quirno Costa aceptó el acuerdo de juicio abreviado en el que E. R. R. D. aceptó su culpabilidad en el hecho y recibió una pena de prisión de seis años, según informaron a LA NACION fuentes judiciales.

La representante del Ministerio Público había solicitado, en esa instancia, una pena de 12 años de cárcel por considerar al imputado coautor del delito de homicidio agravado [por la muerte de Rodríguez] y de dos hechos de robo con arma. Según la ley de minoridad, la pena debía ser reducida a la mitad.

Fuentes judiciales informaron que a través de una resolución de la Procuración General de la Nación de 2012 se instó a los fiscales a proponer o aceptar el juicio abreviado incluso después de fijada la audiencia de debate y, si es necesario, a cambiar la calificación legal con el fin de no frustrar posibles condenas.

La condena de seis años de cárcel para E. R. R. D. no fue bien recibida por la madre de la víctima, tal como publicó LA NACION anteayer. Sin embargo, fuentes judiciales dijeron que en las últimas horas Matilde Sarubbi se reunió con la fiscal Quirno Costa, que le explicó los motivos del acuerdo del juicio abreviado y enfatizó la imposibilidad de ubicar al testigo de identidad reservada clave para que declarara en el debate, lo que abría la posibilidad de una absolución.

"Sarubbi entendió la explicación de la fiscal. La doctora Quirno Costa también le anunció que ahora se investigará a Domínguez Fredes", afirmaron fuentes judiciales.

Después de la reunión, Sarubbi dijo a LA NACION: "En mi dolor de madre me sentí defrauda por la Justicia, pero la fiscal me explicó la parte técnica. Ella puso lo mejor de sí. Con la prueba que había se corría el riesgo de que en un juicio oral y público no hubiese condena, y que el acusado se fuera a la casa".

Un testigo clave

La pista de Domínguez Fredes, según consta en el expediente judicial, fue aportada por el mismo testigo de identidad reservada que también había involucrado a E. R. R. D. Según ese testigo, el 4 de octubre de 2010, la noche del homicidio de Rodríguez, el Paraguayo (E. R. R. D.) y el Ale Domínguez Fredes llegaron a Ciudad Oculta en un Fiat Palio con vidrios polarizados cerca de las 21.50. Agregó que el Paraguayo le recriminó al Ale: "¿Qué hiciste?" Y recibió como respuesta: "No me quedó otra, le tuve que dar". Se bajaron del auto y lo dejaron abandonado.

Describió al Ale como una persona delgada, de 1,75 metros de altura, a la que nunca le conoció un trabajo honesto. "Se dedica a la delincuencia. Entra y sale [de la cárcel]", acotó. Cuando le preguntaron si sabía su nombre, no dudó: "Sí, Alejandro Domínguez".

Añadió que después del asesinato del modelo, los dos sospechosos se fueron de la Ciudad Oculta.

Después de esta declaración, la querella, representada por el abogado Mariano Facciuto, solicitó una rueda de personas para que el testigo de identidad reservada participara y dijera si reconocía a Domínguez Fredes, pero el juez de menores a cargo del expediente no hizo lugar a esa solicitud.

"Con posteridad al testimonio mencionado no se habría ahondado en torno de la presunta intervención en el hecho del nombrado, y dado que Domínguez Fredes está detenido en la unidad penitenciaria de Marcos Paz solicito que se extraigan testimonios de las piezas de interés y se remitan al juzgado correspondiente a los efectos de que se profundice la investigación en relación a Alejandro Domínguez Fredes", sostuvo la fiscal Quirno Costa. El Tribunal de Menores hizo lugar al pedido del Ministerio Público.

Rodríguez, que había sido modelo para la marca Dufour, entre otras, fue asesinado el 4 de octubre de 2010 cuando iba en su camioneta Ford EcoSport a buscar a su novia a la casa de los padres, en el pasaje El Chacho 680, de Liniers. Cuando estaba estacionando, un Fiat Palio gris se le cruzó por delante y dos delincuentes descendieron, lo amenazaron con armas y le exigieron la entrega de la camioneta. Durante el asalto, el modelo recibió un balazo en la cabeza.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.