Jorge Mangeri había firmado un acta en la que reconoció que se autoprovocó las lesiones