La custodia del fiscal Carlos Stornelli se tiroteó con delincuentes