Más casos. La ola de asesinatos preocupa a Córdoba