La "palabra de honor" de Echegaray fue clave para conseguir su salida