Las entraderas se mudarona los camposde la provincia

La modalidad delictiva, que nació en el conurbano bonaerense, también la sufren los productores rurales del interior
María José Lucesole
Jesús Cornejo
(0)
21 de septiembre de 2014  

LA PLATA.- María Elena Foulkes tiene 84 años y desde que nació vive en el campo. Siempre se sintió segura en esas tierras hasta que el 26 de junio pasado dos delincuentes ingresaron en su tambo, en Piedritas, partido de General Villegas. La ataron con precintos. Los asaltantes se llevaron una caja fuerte y la escopeta de su hijo. "Tenían inteligencia. Sabían que en la casa sólo estaba mi madre y un casero; los maniataron y se llevaron el dinero que había. No estamos acostumbrados a este tipo de hechos. Acá siempre se vivió tranquilo", cuenta Guillermo Lahitte, propietario del tambo.

Ese robo es parte de un fenómeno que estalló hace más de un año: las entraderas a campos y estancias, con trabajos previos de inteligencia.

El comisario mayor Oscar Otarmin, coordinador de Delitos Rurales de la Zona Sur, explicó: "Es un fenómeno que ha mutado. Antes se veía mucho cuatrerismo, que sigue existiendo. Pero ahora las entraderas rurales están sorprendiendo. No son tan violentas, ni tantas como en el conurbano, pero preocupan ya que el hombre del campo está acostumbrado a no utilizar los bancos", dijo el jefe policial.

No hay estadísticas oficiales sobre este tipo de hechos, pues ingresan en el rubro general de robo o asalto, pero Otarmín hace una estimación: "Calculamos que hay una o dos entraderas por mes en cada distrito y en las zonas más despobladas de la provincia es donde más se sienten".

El panorama presentado por el presidente de la Sociedad Rural de San Pedro, Raúl Vittores, es más grave. "El interior de la provincia de Buenos Aires está bajo la línea de fuego. En San Pedro hubo varios robos. Por ejemplo, a un productor de Río Tala, Arnaldo Bianchini, lo molieron a palos y le sacaron todo. No es el único caso: a otro productor que volvía del mercado central lo interceptaron en el puente que une la ruta 191 con la 1001, disfrazados de policías, y le sacaron todo. Hay productores a los que les robaron 500.000 pesos. Y a otros 20 o 30 terneros. Está muy complicado", dijo Vittores.

El presidente de la Sociedad Rural de Bolívar, Fernando Alzueta, cuenta que la gente vive con miedo. "El delito rural está a la orden del día. Hay robos adentro de las casas de campo y muchos casos de abigeato."

El cuatrerismo es un tema que inquieta al gobierno bonaerense. Por eso hace tres años creó la Superintendencia de Seguridad Rural. "No se registra un crecimiento del abigeato, pero hemos lanzado un plan para combatir la inseguridad rural", dijo Otarmín, que destacó que con la llegada de Alejandro Granados al Ministerio de Seguridad el área paso de tener de 180 efectivos a 1800 y a poner en practica 99 Comandos de Prevención Rural (CPR). Incluso el área recibió un helicóptero para patrullar los campos.

El intendente de Rivadavia, Sergio Buil (GEN), no opina lo mismo. "Acá el problema es que hay pocos policías: los sacan de la ciudad para llevarlos al campo, o los sacan del campo para llevarlos a la ciudad", disparó. El jefe comunal contó que en su distrito están pensando en distribuir con la Sociedad Rural un botón antipánico en los campos donde vive gente.

En Olavarría, en cambio, el intendente José Eseverri (Frente Renovador) aseguró que en su distrito se palio el delito: "Acá a los robos los frenó el agua. No pueden entrar porque los campos están inundados", ironizó.

El secretario de Seguridad de la Sociedad Rural Argentina, Héctor Hernández Vieyra, rescató las iniciativas que lleva adelante el gobierno bonaerense. "La provincia siempre priorizó la seguridad urbana. En junio de este año la cosa cambió cuando se creó las CPR. Esto es positivo", destacó.

Si bien el cuatrerismo es un delito que preocupa a los ruralistas en general, el robo de caballos, en particular, movilizó a las víctimas de este delito, que denuncian los hechos en las redes sociales e incluso, salen a buscarlos. Dicen que en un corredor delimitado por la ruta 6 durante el año pasado hubo, por lo menos, 308 caballos robados.

"Por las características geográficas, el corredor de la ruta 6 que se despliegue a través de varios partidos es donde más robos de caballos se han registrado. Creemos que muchos son comercializados y terminan tirando de un carrito en el conurbano, otros pueden ser vendido a frigoríficos y, muy pocos, son faenados y vendido en los barrios pobres. A mí me han dicho que la carne se vende a $ 15 el kilo. Pero no hemos podido encontrar a nadie que comercialice ese tipo de animal para iniciar una investigación.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.