Legítima defensa: en el límite entre rechazar un delito y un ataque premeditado