Coronda. Los Monos y una granada en una cárcel