Los padres de la chica violada, con Garavano en IDEA

Le pidieron al ministro que los acusados sigan presos; otro sospechoso
Darío Palavecino
(0)
14 de octubre de 2016  

Los padres de Lucía, tras la reunión con Garavano en el coloquio de IDEA
Los padres de Lucía, tras la reunión con Garavano en el coloquio de IDEA Crédito: Mauro V. Rizzi

MAR DEL PLATA.- A la espera de estudios y cotejos genéticos sobre las pruebas materiales recogidas, que se realizarán en laboratorios de La Plata, la investigación de la violación y posterior muerte de la adolescente Lucía Pérez, drogada antes de sufrir el abuso sexual al cabo del cual perdió la vida, acentúa las acusaciones sobre los dos detenidos y avanza sobre la posibilidad de, al menos, un tercer implicado.

"Nos dijeron que podría haber un menor [que participó en el crimen] con estos animales", dijo Guillermo Pérez, padre de la víctima, que ayer a la tarde fue, con su esposa, Marta, al hotel Sheraton, donde se lleva a cabo el coloquio de IDEA, para ser recibidos por el ministro de Justicia y Derechos Humanos de la Nación, Germán Garavano. La pareja anunció también que mañana se hará una marcha para exigir el rápido esclarecimiento del hecho.

Guillermo Pérez dijo aquello en referencia a alguien más que podría haber actuado en complicidad con Matías Farías, de 23 años, y Juan Pablo Offidani, de 41, hasta ahora los únicos imputados en el caso, con cargos por violación seguida de muerte y homicidio criminis causae, que es aquel que es cometido sea para ocultar otro delito o para asegurar la concreción del hecho original.

La fiscal marplatense María Isabel Sánchez espera que de la evidencia colectada en la casa que Farías habitaba en Playa Serena, donde se habría consumado la agresión sexual, surjan no sólo una confirmación de las sospechas que pesan sobre ambos acusados sino, también, la chance de probar o descartar la existencia de más autores. Los padres de la chica insisten con que hay un menor de 15 años ligado.

Tanto Farías como Offidani se negaron a declarar y permanecen alojados en celdas de una unidad penitenciaria de la vecina localidad de Batán. A ambos se les tomaron muestras de sangre para comparar sus patrones genéticos con el ADN de los restos de semen existentes en profilácticos y zonas íntimas de la menor ultimada.

Con similares acusaciones, Farías es quien, en principio, asoma más comprometido. Primero se lo señaló como quien el viernes pasado tomó contacto con Lucía para ofrecerle o venderle un cigarrillo de marihuana. Compañeras de colegio confirmaron ese dato. También señalaron que se volverían a encontrar el sábado por la mañana, día del trágico desenlace.

El más joven de los imputados es quien ingresó a la sala de salud de Playa Serena con la víctima totalmente lavada y vestida, pero ya sin vida. Allí contó que había tenido relaciones con Lucía y que ella "se desplomó" porque había consumido mucha cocaína. En realidad, según sospecha la fiscal Sánchez, a la chica la atiborraron de droga para quebrar su resistencia y someterla con brutal libertad.

Offidani, que según testigos participó del traslado del cuerpo exánime hasta el centro sanitario, se retiró pronto del lugar. Se presume que no habría tenido contacto sexual con la menor. Así se desprende del pedido de sus abogados de que se le tomen muestras de sangre para su posterior cotejo genético con los rastros relevados en la escena del hecho, entre ellos, fluidos seminales.

La fiscal hizo un llamado para que todo aquel que pueda aportar datos colabore con la investigación. Además de todo lo relacionado con la violación y el crimen también piden información referida a la venta de drogas, en particular en torno a la Escuela de Enseñanza Media N°3, a la que asistía Lucía y en cuyas cercanías había sido visto el vehículo Fiat Adventure en el que se movilizaban Offidani y Farías, señalados como partícipes del narcomenudeo en la zona norte de esta ciudad.

Los padres de Lucía exigen una condena ejemplar para los responsables de la muerte de su hija. Mientras confirmaron participación en una marcha que se realizará mañana para exigir esclarecimiento de este caso y prisión perpetua para los responsables, Marta y Guillermo Pérez se reunieron ayer con la fiscal Sánchez y luego con el ministro Garavano.

"Hemos puesto toda la colaboración del ministerio a disposición de la familia de Lucía", señaló el funcionario nacional. Los padres fueron muy claros cuando lo tuvieron cara a cara: "No queremos que estos [por los sospechosos detenidos] terminen libres", le advirtieron.

El matrimonio también le trasladó la inquietud por la situación que se da con la venta de drogas en inmediaciones de escuelas de la ciudad. "Es tierra de nadie", le insistieron. El ministro dijo que está al tanto y admitió la gravedad del caso. "Mar del Plata y Rosario son los lugares más complejos con este tema", reconoció.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.