Los vecinos denuncian que la autopista es tierra de nadie

Afirman que hay poca policía; dicen que hay 9,5 km en los que se cometen los robos y secuestros
Manuel Ruiz
(0)
3 de agosto de 2014  

Los 9,5 km de la Autopista Acceso Oeste que van desde el cruce Claudio Rosales, en El Palomar, hasta el cruce Martín Fierro, en Parque Leloir, se han transformado para cometer secuestros. Los vecinos denuncian que la falta de policías y de controles favorece a los delincuentes para entrar con autos veloces en la autopista y perderse luego en los cruces, por lo que se han vuelto zonas peligrosas.

Según fuentes policiales hace dos meses que se vienen efectuando controles de vehículos de alta gama en este tramo de la Autopista del Oeste, pero a raíz del secuestro del martes pasado de Segundo Tevez, padre del futbolista Carlos Tevez, se intensificaron los controles.

Según observó LA NACION en una recorrida por el Acceso Oeste sólo se vieron policías en el cruce de Dolores Prats. Allí, a la altura de El Palomar, es donde capturaron al padre del futbolista y, según los vecinos, es el punto de mayor riesgo.

La seguidilla de secuestros que se produjeron en lo que va del año en la zona de Morón generó alarma en la zona, pues denunciaron un secuestro o intento de secuestro por día.

Para los vecinos la modalidad es siempre la misma: los ladrones cortan el paso con un auto de gran cilindrada y abordan el vehículo de la víctima. En esta situación los delincuentes roban sus pertenencias, roban el auto sin la víctima o directamente se llevan el vehículo con la víctima a bordo para ir a buscar más dinero a cajeros automáticos y, si no están satisfechos, pedir un rescate.

En la cuadra donde secuestraron al padre de Tevez, Crescenio Acosta al 2600, en El Palomar, ya tres vecinos sufrieron secuestros en lo que va del año. María, que vive enfrente del lugar donde se produjo el hecho, afirmó que los secuestros son comunes en la zona y espera que las autoridades actúen igual de rápido cuando la víctima no es familiar de un famoso.

Viviana Rossetti, vecina de El Palomar, afirmó a LA NACION que Dolores Prats y la bajada a la autopista, por lo general, no tienen vigilancia y a la noche es una zona donde los vecinos no recomiendan circular. "Las mismas bandas de delincuentes que se dedican a hacer entraderas o secuestros son las que se encargan de apedrear todas las cámaras de seguridad que hay; eso lo pueden hacer porque no hay policías", dijo la vecina. Esta falta de uniformados es para Rossetti lo que permitió que los delincuentes roben un auto y a los minutos vuelvan "con total impunidad" por Segundo Tevez, al reconocer que era el padre de un famoso.

Para la Fiscalía de Morón, el cruce de la Autopista del Oeste con Santa Rosa, a la altura de Castelar, es otro de los puntos clave donde se ha registrado un aumento de las denuncias por casos de secuestros. Otro de los cruces más peligrosos es el de Martín Fierro, a la altura de Parque Leloir, según reportaron vecinos. Allí, una empleada de la estación de servicio afirmó: "No hay semáforos y eso genera un caos de tránsito que muchas veces aprovechan los ladrones para robar y escapar, o se suben directamente a los autos con los dueños adentro", afirmó.

Gabriel Lombardo, que pertenece a la Asociación Vecinos en Alerta Lomas del Mirador, afirmó que la General Paz también está desprotegida, y que de los 27 cruces existentes entre la Capital y la provincia de Buenos Aires, el 95% no tiene personal policial. Lo que es alarmante ya que gran parte de los 70 secuestros que esta asociación vecinal reportó en la zona oeste se pagan en la General Paz, puntualmente en la estación de servicio Shell, al lado del parque Sarmiento. "Trabajo en zona oeste y conozco la Autopista del Oeste y veo cómo en un año la situación ha ido empeorando. Sobre todo entre las 19 y las 7 hay bajadas a la autopista que son tierra de nadie", afirmó.

El productor teatral Ariel Diwan fue secuestrado por cinco hombres armados en abril pasado en la Autopista del Oeste, a la altura de Castelar, cuando viajaba en su auto con sus hijos. Logró que los ladrones liberaran a los hijos y, luego de dos horas dando vueltas y el pago de $ 50.000 de rescate, fue liberado. "No quedó en nada, como siempre, no hubo detenidos, ni nada", afirmó a LA NACION.

Una víctima está internada en grave estado

  • Un joven está internado en grave estado en la Clínica Olivos, en Vicente López, donde llegó con graves heridas en la cabeza, como consecuencia de los duros golpes que sufrió al arrojarse de un auto en movimiento en el que era llevado secuestrado. Si bien el hecho ocurrió el lunes pasado sólo se conoció ayer por el diario Tiempo Argentino. La víctima, Matías Castaño de 28 años, fue capturado frente a su casa, en El Palomar, cuando acaba de llegar de trabajar en su Citroën C4 por delincuentes que se desplazaban en una camioneta negra. Lo subieron al rodado para llevárselo secuestrado y él se arrojó del vehículo.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.