Magia negra: la bruja, la viuda y el asesinato del médico jubilado

"Gualichos". Los investigadores del homicidio del médico León Burela Yanchina hallaron en la casa de su vecina las "pruebas" de los trabajos de brujería para frenar la pesquisa.
"Gualichos". Los investigadores del homicidio del médico León Burela Yanchina hallaron en la casa de su vecina las "pruebas" de los trabajos de brujería para frenar la pesquisa. Crédito: Gza. El Sol
La investigación del crimen cometido en abril en Mendoza dio un vuelco; las mujeres, detenidas
(0)
11 de octubre de 2019  

El resonante y misterioso crimen de un médico en Mendoza, ocurrido en abril pasado, dio un inesperado giro. La viuda del profesional y una parapsicóloga fueron detenidas en las últimas horas, acusadas de ser las autoras intelectuales del homicidio.

Mientras, las autoridades intentan dar con el autor material del asesinato, que sería un sicario contratado por la propia esposa de la víctima.

Ahora, la hipótesis más fuerte apunta a que el médico jubilado León Domingo Burela Yanchina, de 64 años, no fue víctima de un robo, como se sostuvo al comienzo de la investigación, sino de un macabro crimen eventualmente vinculado con la "magia negra".

Por tal motivo, ya quedaron a disposición de la Justicia Elizabeth Ventura, esposa de Burela, acusada de organizar el asesinato, y su vecina Mónica Castro, la supuesta encargada de realizar los trabajos de brujería en el barrio Kolton, en el departamento de Las Heras. Ambas serán imputadas en las próximas horas.

En la propiedad de la parapsicóloga los investigadores hallaron evidencias de "gualichos con sangre y sal gruesa", que incluían fotos de la fiscal de Homicidios que lidera la causa, Claudia Ríos.

Es más: según confiaron fuentes del caso, había imágenes y escritos sobre policías, funcionarios y niños guardadas en un freezer, aparentemente con el fin de que la investigación se mantuviera "congelada".

Todo indica que desde hace tiempo la "bruja" venía realizando tareas junto con Ventura, a escondidas del médico.

El asesinato a sangre fría ocurrido el 15 de abril último puso en alerta a los mendocinos por la creciente inseguridad. El médico jubilado había sido ultimado a balazos durante la mañana en su casa de la comuna de Las Heras, lo que reforzó la hipótesis de que había sido asesinado durante un asalto, ya que su esposa y sus hijos no estaban en la propiedad al momento del hecho.

Ventura, docente de profesión, afirmó luego a los pesquisas que cuando ocurrió el crimen estaba en el gimnasio. Se mostró consternada y afirmó que faltaban cosas del hogar.

Aquella mañana el galeno jubilado estaba barriendo la vereda en la puerta de su finca cuando una persona lo sorprendió y lo introdujo a la fuerza. Según relataron testigos, se escucharon detonaciones de arma de fuego. Luego vieron a un joven salir corriendo de la vivienda, ubicada en la manzana D, casa 18, del barrio Kolton.

La víctima era un reconocido médico de 64 años, ya jubilado de la penitenciaría provincial. El hombre fue encontrado sin vida en un sillón, en tanto que la casa presentaba un gran desorden en las habitaciones. Durante las tareas investigativas el personal policial que realizaba los peritajes en la escena del crimen señaló que el asesino se había valido de una pistola calibre 22.

En tanto, Ventura había denunciado el faltante de otras armas, joyas y dinero. Pero ahora la pesquisa dio un vuelco. La Justicia está detrás de los pasos del sicario que habría sido contratado por la mujer para acabar con la vida de su marido. Creen que él podría haberse llevado aquello.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.