Metían droga en la cárcel a través de una lavandería

Un exagente penitenciario fue detenido por ser el jefe de una banda
Gustavo Carabajal
(0)
17 de noviembre de 2019  

Una banda liderada por un exagente penitenciario usaba una empresa prestataria del servicio de lavandería para vender droga en las cárceles de Melchor Romero y Batán.

A partir de una investigación encarada por la fiscal federal de Mar del Plata, Laura Mazaferri se determinó que la droga era ingresada en los penales en los vehículos de la empresa que llevaban la ropa quirúrgica para ser lavada en maquinarias instaladas en las cárceles y que eran operadas por los presos que percibían un salario por ese trabajo. Luego de revisar las pruebas aportadas por la representante del Ministerio Público, el juez federal de Mar del Plata, Santiago Inchausti, indagó a siete sospechosos, a los que acusó de integrar una asociación ilícita dedicada a la venta de drogas y lavado de dinero; además, los imputó por evadir el pago del impuesto a las ganancias.

Entre los imputados figuran un exagente penitenciario, señalado como el jefe de la banda; un director jubilado del penal de Batán y un empleado de la lavandería.

Según fuentes judiciales, la banda era comandada por un exguardiacárcel que se desempeñó en el servicio penitenciario entre 1990 y 2006. Dos años después de haber sido declarado prescindible, el exagente creó una empresa de lavandería y puso como titular a su madre.

Dicha empresa fue inscripta como proveedora del estado provincial y en 2010, mediante el sistema de contratación directa se hizo cargo de la prestación del servicio de lavandería en el programa "Incluirse", que aplicaba en algunas de las cárceles bonaerenses.

Dicho programa apuntaba a la reinserción social de los internos alojados en los penales de Batán y Melchor Romero mediante su trabajo en las lavanderías de ambas cárceles. Según el convenio, la empresa debía pagarles salarios a los internos, que tenían la posibilidad de cobrar un sueldo mientras estaban detenidos.

Si bien el programa tenía buenas intenciones, como la de darle una segunda oportunidad a los presos, el verdadero dueño de la empresa de lavandería lo utilizó con fines delictivos.

La pista de la cueva financiera

Durante la investigación realizada por la Justicia federal de Mar del Plata se determinó que el jefe de la banda no depositaba directamente el dinero que percibía por al prestación del servicio en las cuentas de los presos, sino que descontaba los cheques en una cueva financiera.

Además, la Auditoría de Asuntos Internos del Ministerio de Justicia bonaerense -que había realizado la denuncia- estableció que el líder de la banda se aprovechó de la complicidad de algunos exjefes penitenciarios que le permitieron cobrar por un servicio en el que no realizó ninguna inversión debido a que la ropa quirúrgica de las clínicas y sanatorios era lavada en máquinas que pertenecen al estado provincial, instaladas en los penales.

El exagente penitenciario que comandaba la banda quedó detenido acusado de ser el jefe de la asociación ilícita dedicada al tráfico de drogas.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.