Muere un jubilado cada cuatro días en asaltos

En tres meses hubo 17 crímenes; muchos no resisten las golpizas y sufren ataques cardíacos
Gustavo Carabajal
(0)
23 de marzo de 2014  

Las muertes de jubilados durante robos parecen no tener solución. En lo que va del año, 17 adultos mayores murieron durante hechos de inseguridad en diferentes ciudades del país. Uno cada cuatro días.

Algunos perdieron la vida por las golpizas, otros fueron apuñalados y muchos fallecieron por ataques cardíacos al no resistir las torturas a las que fueron sometidos, en algunos casos, junto a sus parejas.

La estadística sólo incluye los hechos informados y publicados en medios de comunicación. Por lo tanto, la cifra de víctimas mortales podría ser mayor. Once casos se registraron en la provincia de Buenos Aires, que encabeza el escalofriante ranking.

De nada sirvieron las medidas aplicadas por el gobierno nacional y algunas provincias para intentar frenar la ola de asaltos y homicidios de jubilados, ya que en los primeros 80 días de 2014 se mantuvo el mismo promedio de 2013, año en el que fueron asesinados 55 adultos mayores.

"Desde hace varios años se evidenció una mayor violencia en los delitos que sufrieron nuestros abuelos", reveló a LA NACION Eugenio Semino, defensor del pueblo de la Tercera Edad.

Al revisar la distribución geográfica de los 17 homicidios se advirtió que once de esos asesinatos se registraron en territorio bonaerense. Mientras que el resto de los hechos ocurrieron en la ciudad de Santa Fe, en Córdoba, en la localidad de Maciá, en Entre Ríos; en Rosario, en San Luis y en la ciudad de Buenos Aires.

"Aunque el abuelo pueda sobrevivir a un asalto, en el futuro el trauma experimentado en una situación así terminará minando su salud. El shock postraumático en el adulto mayor que sufrió un asalto quedará en evidencia con el tiempo a través del miedo y las fobias que necesariamente provocarán descompensaciones", agregó Semino.

Un claro ejemplo de un corazón que no resistió el trauma de enfrentar un asalto y de presenciar cómo los delincuentes le pegaban al marido para que revelara el lugar en el que guardaba el dinero de la jubilación, ocurrió el martes pasado, en La Tablada.

Según informó la policía y de acuerdo con lo que denunciaron los familiares de la víctima, Teresa Comerci, de 85 años, llegó a su casa, situada en Gibraltar al 2500 junto con Domingo, su esposo, de 89 años. Allí, fueron sorprendidos por un grupo de delincuentes que irrumpió en la vivienda al aprovechar que el matrimonio había ido a cobrar la pensión al banco.

A pesar de que la mujer rogó a los delincuentes que se quedaran tranquilos y aunque entregó el dinero que habían cobrado para que dejaran de pegarle a su esposo, los asaltantes siguieron con las agresiones contra Domingo. Fuera de la casa, un vecino oyó los gritos de la mujer y llamó al número de emergencias 911. Cuando los policías llegaron a la vivienda, encontraron el cuerpo sin vida de Teresa y no hallaron rastros de los delincuentes, que habían escapado. La autopsia determinó que Teresa falleció de un infarto.

"Otro de los factores que influyeron en el aumento de la violencia en los hechos delictivos contra jubilados fue el notable cambio en el perfil del delincuente. Hace 20 o 30 años era muy difícil encontrar un ladrón que tuviera que hacer uso de la violencia en los robos. Esto ocurría porque, en cierta medida, el asaltante de antes podía llegar a tener una identificación positiva con los abuelos que le generaba los frenos inhibitorios para no pegar, agredir o matar", manifestó el defensor de la Tercera Edad.

En los 17 homicidios ocurridos durante 2014 y en muchos asesinatos registrados durante los últimos doce años, se advirtió ese cambio de conducta en los asaltantes. Los agresores mataron a golpes o con armas blancas, lo que puso en evidencia una cercanía entre victimario y víctima, que no impidió el derrumbe de los frenos inhibitorios y tampoco generó lástima o compasión entre los delincuentes.

"En la actualidad, los asaltantes no sólo perdieron esa identificación positiva que pudo existir hace muchos años entre el ladrón y los abuelos, sino también que esa identificación cambió para negativa. Además, muchos asaltantes que eligieron a los jubilados como víctimas de los asaltos rememoraron la fantasía equivocada que indicaba que los adultos mayores tenían capacidad de ahorro. Pero, en la actualidad, la mayoría de los abuelos apenas tiene para comer", agregó Semino.

A este factor hay que sumarle el cambio de la situación económica en la mayoría de los países en los que nacieron muchos de los abuelos. Esas pensiones que antes se cobraban en euros o en dólares, actualmente, se perciben en pesos o fueron suspendidas debido a las crisis que afectaron a Italia o a España, por ejemplo.

Al revisar la estadística quedó al descubierto que el hecho de estar dentro de casa no constituye una garantía de seguridad. Por lo menos 14 de los 17 homicidios ocurrieron cuando los delincuentes sorprendieron a los jubilados dentro de sus hogares.

La excepción a esa regla fueron los episodios en los que fueron asesinados el efectivo retirado de la Prefectura Leopoldo Ramón Giudicelli, de 71 años, y Jorge Lavezzi, de 65 años, el tío del futbolista del seleccionado argentino de fútbol, Ezequiel Lavezzi.

A Giudicelli, lo mataron cuando intentó impedir que un grupo de delincuentes entrara a robar a su casa de San Fernando, mientras que Lavezzi fue asesinado durante un asalto camino al lugar donde iba a comprar pescado, en Villa Gobernador Gálvez, en el Gran Rosario.

Feroz ataqueen Cariló

Se supo ayer que en la noche del martes pasado, en el establecimiento rural El Progreso, que está situado en un camino que se desprende de la ruta 11, a la altura de Cariló, en el partido de General Madariaga, por lo menos, tres asaltantes ingresaron en el campo con fines de robo. Un hombre, identificado por la policía como Juan Durante, de 86 años, salió a defenderse con un revólver y fue golpeado con dureza. El jubilado fue internado en Pinamar con traumatismo de cráneo y golpes en diversas partes del cuerpo.

Los 17 jubilados muertos este año

  • 2 de enero Bernardo Kravetz, de 73 años, fue hallado muerto a golpes en su campo en San Luis
  • 17 de enero A Miguel Silva, de 65 años, lo mataron durante un asalto en su casa de Rosario
  • 20 de enero Francisco Figueroa, de 75 años, murió de un tiro durante un asalto a un banco Moreno, cuando hacía la fila para cobrar la jubilación
  • 20 de enero Pascual Peralta, de 82 años, murió de un infarto durante un asalto a su casa en Remedios de Escalada
  • 2 de febrero Un jubilado de 84 años fue hallado torturado y asesinado en su vivienda en el barrio de Barracas
  • 5 de febrero Francisco Díaz, de 80 años, murió de un infarto durante un asalto en una financiera en Alem 76, de Quilmes, donde fue a pedir un crédito
  • 5 de febrero A Leopoldo Giudicelli, de 71 años, un prefecto retirado, fue asesinado cuando entraron a robar en su casa de San Fernando
  • 8 de febrero La maestra jubilada Irma Lana, de 72 años, fue asesinada en su casa de La Plata durante un asalto
  • 10 de febrero Jorge Lavezzi, de 65, tío del futbolista Ezequiel Lavezzi, fue asesinado durante un robo en la localidad santafecina de Gobernador Gálvez
  • 11 de febrero José Capozzolo, de 84 años, murió de un infarto durante un asalto en su domicilio de Mar de Plata
  • 12 de febrero Marcelo Robbiano, de 78 años, fue asesinado a golpes en su casa de Mar del Plata
  • 28 de febrero Digno Fantelli, de 86 años, fue apuñalado por un ladrón que entró a robar en su casa en Colastiné, en Santa Fe
  • 5 de marzo a Victoriano Hernández, de 75 años, los delincuentes lo mataron a golpes en Macia, en Entre Ríos
  • 11 de marzo Anselmo Gómez Saravia, de 86 años, lo mataron en un asalto en La Plata
  • 16 de marzo Blanca Troncoso, de 66, fue muerta a golpes en un robo en su casa de Florencio Varela
  • 18 de marzo a Leonardo Engler, de 70 años, lo mataron a golpes en la estación Carapachay
  • 18 de marzo Teresa Comerci, de 85 años, murió de un infarto durante un robo en su casa de La Tablada

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.