Narcotraficantes uruguayos hacen sus reuniones de negocios en Buenos Aires

Daniel Gallo
Daniel Gallo LA NACION
Un juez contra el crimen organizado de Montevideo alertó sobre la regionalización del delito y el aumento de la violencia en el país vecino, con homicidios a manos de sicarios
(0)
10 de diciembre de 2012  

Uruguay tiene la imagen de país tranquilo, con una sociedad sin sobresaltos. Pero, como en otros países de la región, las drogas inocularon allí el germen de la violencia. Así lo entiende el juez especial contra el crimen organizado, Néstor Valetti Rodríguez, con jurisdicción en todo el territorio uruguayo. Y la relación transnacional del delito es visible para Valetti Rodríguez: "Los narcos uruguayos hacen sus reuniones de negocios en Buenos Aires".

Las dificultades que encuentra la sociedad uruguaya frente al narcotráfico son similares a las vividas aquí. "El problema es que en la última década penetró el flagelo de la pasta base. Ha cambiado a la sociedad. Creció la violencia. Hoy vivimos entre rejas porque la calle es de la delincuencia. Los jueces y fiscales estamos con custodias, en autos blindados", indicó el juez antimafia de Uruguay.

Valetti Rodríguez expuso sus opiniones durante una conferencia en la Universidad de Palermo, en las jornadas sobre Narcotráfico y Sociedad, organizadas por Luis Losada, profesor de la Facultad de Derecho y juez de la Cámara del Tribunal Oral en lo Penal Económico N° 3.

Además de mencionar, como foco de preocupación por la actividad del narcotráfico, la zona limítrofe de Colón (Entre Ríos) y Paysandú, el juez uruguayo sostuvo que las organizaciones criminales en su país tienen puntos de contacto con el poderoso grupo narco brasileño Primer Comando, concretamente, por las conexiones en los presidios. "El delincuente más peligroso tiene 29 años y fue detenido en 2006. Está en una cárcel de máxima seguridad, exclusiva para capos narcos, e igual controla un ejército personal de 50 sicarios. Disputa así el mando territorial de algunas zonas. Manda desde la cárcel", explicó.

La preocupación central de Valetti Rodríguez es el uso de adolescentes como brazo armado del narcotráfico, un problema común en la región. "Reclutan menores, los hacen adictos y los transforman en sicarios a cambio de droga", dijo.

Agregó un dato concreto de ese peligro: "Hasta noviembre pasado habían sido cometidos 85 homicidios relacionados con ajustes de cuentas protagonizados por sicarios. Las bandas empiezan a disputarse sus lugares de influencia".

Esos niveles de violencia poco imaginables en Uruguay se reflejan desde hace tiempo en la cotidianidad argentina. Explicó Miguel Blanco García Ordas, fiscal de Instrucción en lo Criminal Federal de San Martín: "Tenemos la fortuna de tener, por ahora, un crimen desorganizado; pero será cuestión de tiempo para que cuenten con una organización mayor. Hoy son grupos familiares dedicados al delito, como clanes".

Advirtió sobre la expansión de la violencia vinculada con la venta de drogas: "Cuando tengamos muchos microméxicos vamos a ver el impacto de lo que se está incubando. ¿Se espera la muerte del primer fiscal, del primer juez para reaccionar? Esperemos que no sea tarde".

Por su parte, el comisario Néstor Roncaglia, a cargo de la Superintendencia de Drogas Peligrosas de la Policía Federal, detalló las acciones que realiza la fuerza: "Hay una permanente preocupación por el narcotráfico y son claras las directivas que recibimos del Ministerio de Seguridad. Nosotros no nos enfocamos en el consumidor, sino en el traficante. Ésas son las redes que buscamos desarticular".

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.