Narcotráfico: la Iglesia advirtió por la "complicidad del poder"

Monseñor Arancedo, presidente del Episcopado
Monseñor Arancedo, presidente del Episcopado Fuente: Archivo
La Conferencia Episcopal Argentina dio a conocer un documento en el que remarcó que la problemática de la droga "carcome el Estado de Derecho"
(0)
1 de diciembre de 2015  • 10:27

La Iglesia formuló hoy un fuerte llamado a combatir el narcotráfico y el crimen organizado, en medio de las expectativas políticas frente al inminente cambio de gobierno.

"El narcotráfico y otras mafias hancrecido enormemente en los últimos años. Lamentablemente ya se encuentra arraigado en nuestro país, su presencia y difusión es incomprensible sin la complicidad del poder en sus diversas formas", advirtió un documento presentado por el titular del Episcopado y arzobispo de Santa Fe, monseñor José María Arancedo.

Presentadouna semana antes del cambio de gobierno, el documento sintetiza la principal preocupación de la Iglesia ante esta nueva instancia política. Arancedo explicó que la grave problemática de la droga y el narcotráfico debe ser asumida por toda la dirigencia política y social y no debe ser reducida únicamente al funcionamiento de una comisión.

"Es doloroso constatar que, además, las drogas, signos de muerte, se producen en la Argentina. El crimen organizado se enriquece también de otras formas de esclavitud, tales como la trata de personas, el tráfico de armas, el tráfico y venta de órganos, el trabajo infantil, entre otros", añade el texto presentado hoy, que fue aprobado por los obispos en la última asamblea plenaria del Episcopado.

Junto con Arancedo presentaron el documento el presidente de la Comisión de Pastoral Social, monseñor Jorge Lozano,y el titular del equipo de la pastoral de lucha contra la drogadependencia, monseñor Fernando Maletti.

Los obispos advrtieron que "en esta cadena delictiva se encuentra el narcomenudeo" y observaron que "es creciente la cantidad de gente que produce en su casa el paco u otros preparados perniciosos y luego lo comercializan sin escrúpulos, llegando al atropello de mandar a los propios hijos o nietos a vender droga". Señalaron que "hay una gran distancia entre el grado de responsabilidad del narcotraficante y el del chico pobre que es utilizado finalmente para hacer llegar la droga". Y alertaron: "Debemos cuidar que sobre estos últimos no se descargue la fuerza del castigo".

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.