"Nunca pidió perdón, siempre le echó la culpa a mi viejo", dijo el hijo del vigilador tras la sentencia a Pablo García