Ocho asesinatos alteraron a Rosario