Suscriptor digital

Organizaban fiestas privadas para vender drogas sintéticas

La banda narco fue desarticulada y hubo 13 detenidos; secuestraron 12.000 dosis de éxtasis destinadas al festival Lollapalooza
Gabriel Di Nicola
(0)
18 de marzo de 2015  

El presunto jefe y organizador de la banda era DJ. Él y sus cómplices organizaban fiestas electrónicas privadas en quintas y terrazas de edificios donde vendían la droga sintética que elaboraban en su búnker de Olivos, en Vicente López. Se sospecha que la organización criminal se preparaba para comercializar éxtasis en el festival Lollapalooza, programado para el sábado y domingo próximos en San Isidro. Pero en las últimas horas fue desbaratada.

Ayer, después de siete meses de investigación, los 13 integrantes de la banda narcocriminal fueron detenidos por detectives de la Policía Federal. En los allanamientos hechos por orden del juez federal Sergio Torres se secuestraron 12.000 dosis de éxtasis, que vendían a 200 pesos cada una. También se decomisó material para la elaboración de otras 50.000 pastillas.

El secretario de Seguridad de la Nación, Sergio Berni, definió a la organización narcocriminal como una "banda de clase media". Además de la droga sintética, los investigadores secuestraron 100.000 pesos, 5000 dólares y 14 vehículos de lujo.

El funcionario nacional participó ayer del operativo en Bermúdez y Avellaneda, en Olivos, donde se descubrió el laboratorio de los narcos. Estuvo acompañado por el jefe de la Policía Federal, comisario general Román Di Santo; el jefe de la Superintendencia de Drogas Peligrosas, comisario mayor Néstor Roncaglia, y por el intendente de Vicente López, Jorge Macri.

"Entre los automóviles de lujo incautados hay marca Audi, Nissan y BMW", entre otros, sostuvo una calificada fuente de la investigación.

Además del allanamiento en Olivos, hubo operativos en la ciudad de Buenos Aires y en la zona sur del conurbano. De los 13 detenidos dos son mujeres.

"[Los detenidos] se estaban preparando para una fiesta electrónica [por Lollapalooza] muy grande que habrá la semana próxima en San Isidro", afirmó Berni.

Y agregó: "Pasaban música, organizaban ellos mismos fiestas electrónicas privadas en la zona norte de la provincia de Buenos Aires y en los lugares más adinerados de la ciudad de Buenos Aires".

Uno de los presuntos distribuidores de la droga elaborada en Olivos es fanático de la serie Breaking Bad, que cuenta la historia del profesor Walter White, que comienza a producir metanfetamina cuando le diagnostican cáncer de pulmón. Es más: cuando fue detenido llevaba puesta una remera con el rostro del personaje de ficción y una leyenda sobre la serie, que ganó numerosos premios.

Según pudo reconstruir LA NACION de fuentes con acceso al expediente, la investigación comenzó hace siete meses, cuando se detuvo a una mujer que vendía éxtasis en boliches.

"A partir de la detención de la sospechosa se comenzó a seguir la línea de los proveedores de droga sintética", explicó una fuente consultada.

Las tareas del juez federal Torres y de los detectives policiales los llevaron hasta el centro de operaciones de los distribuidores, en Olivos, donde tenían todos los elementos y máquinas para la producción de éxtasis.

"El crystal [metanfetamina], que es el principio activo del éxtasis, les llega por correo desde China. Esta organización se encargaba de todos los procesos, desde su elaboración hasta su comercialización final", afirmó a LA NACION un calificado investigador.

En el laboratorio de Olivos, los sospechosos mezclaban el crystal con otros productos farmacéuticos, como ibuprofeno y colorantes para repostería. En los últimos dos años se descubrieron varios laboratorios de drogas sintéticas y éste es uno de los más importantes desarticulados.

Todas las pastillas de éxtasis tienen un logo. Esta banda, para sus productos, había elegido un corazón, el rostro del personaje de dibujos animados Tweety y una pipa similar a la que utiliza la marca deportiva Nike, según fuentes de la causa.

"Toda la banda quedó detenida. Son 13 detenidos, dos son mujeres. Decimos que es una banda de clase media alta porque todos tenían autos importados", afirmó Berni en la puerta del búnker de los sospechosos.

Según el funcionario nacional, la droga era distribuida en exclusividad en fiestas electrónicas organizadas en la zona norte del conurbano y en la zona de Las Cañitas.

Según Berni, el valor de la droga secuestrada supera los 10.000.000 de pesos.

En los allanamientos, además de la droga y los autos de lujo, también se secuestraron dos armas: una escopeta y un revólver.

"No sólo el presunto organizador de la banda era DJ; otro sospechoso también se dedicaba a pasar música", afirmó una calificada fuente consultada.

$ 200

Negocio millonario

A ese precio vendían ?cada una de las 12.000 dosis de éxtasis secuestradas, por lo que la banda proyectaba una ganancia de $ 2.400.000

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?