Otro clan narco operaba desde la cárcel de Piñero

La penitenciaría ubicada a 15 kilómetros de Rosario quedó otra vez como el centro de comando de bandas criminales
Germán de los Santos
(0)
28 de noviembre de 2019  

ROSARIO.- Otra vez la cárcel de Piñero, a 15 kilómetros de Rosario, se utilizó como centro de distribución de drogas. Allí están presos los principales engranajes de las bandas narco de esta ciudad, entre ellos Los Monos, una organización que en este caso estaba conectada con los vendedores de estupefacientes que fueron detenidos en más de 20 allanamientos realizados por la Policía de Seguridad Aeroportuaria (PSA). La banda investigada está sospechada, según el Ministerio de Seguridad de la Nación, de ser un desprendimiento de Los Monos.

Este grupo narcocriminal se dedicaba a la compra, distribución y venta de estupefacientes en Rosario y el sur de Santa Fe, de acuerdo con la causa que sigue adelante el Juzgado Federal Nº 4 de Rosario, a cargo de Carlos Vera Barros.

Los allanamientos se produjeron en Rosario y en la comisaría 29 de Villa Gobernador Gálvez, donde fue detenido un comisario identificado por las iniciales G. C. A su vez, fueron allanadas dos celdas de la cárcel de Piñero, donde están alojados Ramón Rodríguez y Ángel Villa, ligado a la banda de Los Monos. En total quedaron tras las rejas once personas y se secuestraron $117.310 y droga preparada para su venta minorista. También se hallaron municiones de distinto calibre.

La causa se había iniciado en 2017 desde la Fiscalía Federal Nº 2, a cargo de Claudio Kishimoto, quien la derivó a la PSA. Los efectivos lograron verificar que la banda estaría ligada a Los Monos a través del sospechoso conocido como Pibu y establecieron que su estructura tenía ramificaciones donde los investigados no necesariamente tenían vinculaciones entre sí. Esta causa se activó en momentos en que Ariel Cantero, el líder de Los Monos, está cerca de recibir su tercera condena desde 2018.

El fiscal general Federico Reynares Solari pidió una pena de nueve años de prisión en un juicio que se lleva adelante en Rosario y que tiene a 19 personas sentadas en el banquillo. Cantero llegó al debate acusado de liderar, junto a Leandro Ariel Vilches, una organización narcocriminal que operaba en Rosario. Sin embargo, en su alegato, Reynares Solari consideró que no pudo acreditarse la calificación de organizadores.

El representante del Ministerio Público Fiscal solicitó las respectivas penas de nueve años y de ocho años y seis meses de prisión para Cantero y Vilches, como coautores de comercio de estupefacientes agravado por la intervención organizada de tres o más personas.

La investigación se inició como un desprendimiento de la causa Los Patrones, en la que fueron condenadas los integrantes de la banda. El 10 de noviembre pasado, LA NACION publicó sobre otro caso que tenía como centro de operaciones la cárcel de Piñero. La Policía Federal Argentina había desmantelado una organización que funcionaba desde uno de los pabellones de ese presidio, donde Julio Andrés Rodríguez Granthon, alias el Peruano, quien está detenido desde el 14 de junio pasado, seguía dando órdenes para que sus aliados fuera de los muros del penal distribuyeran cocaína en varias zonas de Rosario.

Ese hombre oriundo de Lima, de 25 años, que se sospecha que es piloto de aviación, vivía en una zona residencial de la localidad de Funes, vecina a Rosario, y su sello en el mundo de la droga era una corona, que garantizaba la buena calidad de la cocaína. Rodríguez Granthon daba las directivas, pero los investigadores de la PFA monitoreaban cómo se movían los miembros de la banda. Ese trabajo, según indicó el comisario general Néstor Roncaglia, fue sostenido durante tres meses hasta que se logró identificar a los principales protagonistas de ese clan narco.

Se pudo determinar que Rodríguez Granthon tenía un nexo con Los Monos, a través de Gisella Bocutti, pareja de Leandro Vilches, lugarteniente de Ariel Cantero, alias Guille. El Peruano proveía de cocaína de máxima pureza a Bocutti, quien a su vez revendía la droga a Gustavo Martinotti, alias Toro, exbarrabrava de Rosario Central, que está preso en la cárcel de Coronda. Vilches, mano derecha de Guille Cantero, fue condenado por la Justicia provincial a 11 años de prisión, y actualmente está siendo juzgado junto con su jefe en otra trama narco vinculada a la barrabrava de Rosario Central.

El denominador común de esta historia es la cárcel de Piñero, que se transformó en una verdadera base operativa para la distribución de droga. Rodríguez Granthon proveía a Los Monos a través de Bocutti y las órdenes de compra llegaban a través de Martinotti desde la cárcel de Coronda.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.