Otro testimonio complica la situación del jefe policial investigado por narcotráfico

El hombre que lo denunció pidió ingresar en el programa de protección de testigos
Gustavo Carabajal
(0)
27 de octubre de 2012  

ROSARIO.- "Dejate de denunciar a la policía por el tema de la droga. Imaginate el poder que tenemos que hasta nuestro jefe máximo arregla con los narcos". La advertencia fue lanzada por un oficial de la comisaría de la ciudad de San Javier. El destinatario de la amenaza era Juan Carlos García, un trabajador del municipio local que ayer declaró ante los funcionarios judiciales que investigan al ex jefe de la policía de Santa Fe, el ex comisario general Hugo Tognoli.

Ayer, después de declarar ante la fiscal federal Liliana Bettiolo, García se incorporó al programa de protección de testigos y se le asignó una custodia permanente.

"A Tognoli lo conocí en 2008, cuando se desempeñaba como jefe de la División Drogas Peligrosas de la policía de Santa Fe y le comenté que sabía de la existencia de una pista de aterrizaje clandestina cerca de la localidad de La Brava. En esa oportunidad le entregué los números de las patentes que había visto en el lugar donde bajaban avionetas con droga", recordó García.

A partir de esa denuncia realizada hace cuatro años comenzó el calvario para García, quien fue secuestrado y torturado por policías.

"No puedo decir si existió o no alguna responsabilidad de Tognoli en mi secuestro. Pero sí puedo afirmar y se lo dije a la fiscal que el 31 de diciembre de 2008 me secuestraron, me tuvieron tres días cautivo y me torturaron. Me exigieron que me fuera de San Javier y quemara todos los documentos que tenía sobre las pistas clandestinas", afirmó García, minutos antes de que le asignaran la custodia y luego de declarar durante casi dos horas ante la fiscal.

Según el testigo, nada ocurrió con la denuncia que le formuló en 2008 a Tognoli. Durante un segundo encuentro, el jefe policial, quien por entonces era el máximo responsable de la fuerza antidrogas provincial, le dijo que las averiguaciones de los números de las patentes de los vehículos que observó en la pista clandestina dieron resultado negativo.

"Pero en febrero pasado, un sobrino tuvo un incidente con un oficial de la comisaría de San Javier. Entonces, lo defendí. En ese momento, el policía me pidió que dejara de molestar con las denuncias por drogas y me dijo: «Imaginate el poder que tenemos que nuestro jefe máximo arregla con los narcos». Entonces hice la denuncia contra ese oficial", expresó el testigo.

Fuentes judiciales no descartaban que una copia certificada de ese expediente sea incorporada en las próximas horas al sumario que instruye la fiscal federal Bettiolo que derivó en la detención de Tognoli, acusado de ser presunto partícipe necesario en el tráfico de estupefacientes, agravado por el hecho de ser funcionario policial.

"Le dije a la fiscal todo lo que sabía de Tognoli, pero me sentí hostigado por uno de los abogados del ex jefe de policía. Estaba al tanto de mis antecedentes como si los hubiera conseguido en la policía. Trató de desacreditarme en todo momento de la declaración. Pero le expliqué que me sobreseyeron en todas que denuncias que me hicieron; esas causas fueron armadas por la policía para sacarme de circulación", concluyó el ahora testigo protegido.

La amenaza contra el testigo

Descubrió pistas de aterrizaje clandestinas

  • Juan Carlos García

    Testigo protegido que acusa a los policías santafecinos

    Profesión: empleado municipal

    Edad: 48 años
  • El hombre prestó declaración y como ingresó en el sistema de protección de testigos no se lo puede fotografiar

    ADEMÁS

    ENVÍA TU COMENTARIO

    Ver legales

    Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

    Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.