"¡Por favor, no me mates!", el ruego de un chico