Por temor, Gutiérrez Camacho se mudaba cada seis meses