Condenaron a prisión perpetua al narco que dejó morir a una mula con éxtasis

Hendrik Binkienaboys Dasman fue condenado a la pena de prisión perpetua
Hendrik Binkienaboys Dasman fue condenado a la pena de prisión perpetua Fuente: LA NACION - Crédito: Ignacio Sánchez
(0)
15 de noviembre de 2019  • 15:35

Un sindicado narco nacido en Surinam fue condenado a la pena de prisión perpetua por haber sido culpable del homicidio de una joven brasileña que murió de congestión y edema pulmonar al no poder expulsar 66 cápsulas con éxtasis que había ingerido para traficarlas.

Se trata de Hendrik Binkienaboys Dasman, condenado hoy por el Tribunal Oral en lo Penal Económico (TOPE) N°2. Esa pena había sido pedida por el fiscal del juicio, Marcelo Agüero Vera.

El acusado no solo fue condenado por el homicidio de Miriam Natiele Alencar Da Silva, que tenía 19 años, sino que también los jueces Luis Losada, Claudio Gutiérrez de la Cárcova y César Lemos lo encontraron culpable del delito de contrabando de estupefacientes para su comercialización.

Los integrantes del TOPE N° 2 también condenaron a la pareja de Dasman, Danilcia Contreras de León a la pena de diez años de cárcel al encontrarla culpable del delito de cómplice secundaria del delito de homicidio agravado y coautora del delito de tenencia de estupefacientes para su comercialización.

Hendrik Binkienaboys Dasman fue condenado a la pena de prisión perpetua
Hendrik Binkienaboys Dasman fue condenado a la pena de prisión perpetua Fuente: LA NACION - Crédito: ignacio Sánchez

El caso

Alencar Da Silva tenía 19 años. Había llegado a la Argentina el 28 de junio de 2017 desde Brasil, acompañada por su hermana, Miriana. No había venido por turismo. Tampoco a visitar amigos. Era mula de una banda narco. Antes de empezar el viaje había tragado 94 cápsulas con éxtasis. Solo consiguió expulsar 28. Otras 66 quedaron alojadas en su colon. Esa retención fue letal. La chica murió de congestión y edema pulmonar el 2 de julio de ese año. Su cuerpo apareció abandonado en una calle del barrio porteño de Villa Devoto.

Las grabaciones de una cámara de seguridad de una casa situada a metros de donde fue hallado el cadáver de Alencar Da Silva fueron clave para reconstruir el momento en que el cuerpo de la joven brasileña fue abandonado.

"En la filmación se pudo observar un auto Peugeot 206 rojo ocupado por dos hombres. Uno de ellos, el que estaba sentado del lado del acompañante, se bajó y se dirigió hacia la parte de atrás del rodado para abrir la puerta trasera derecha, descartar el cuerpo de una joven mujer y posteriormente darse a la fuga", según se desprende de los expedientes judiciales en los que se investigó la muerte de Alencar Da Silva.

El vehículo pertenecía a Dasman. Para el Ministerio Público Fiscal, Dasman es la persona que quedó registrada por la cámara de seguridad en el momento de descartar el cuerpo de la chica en Villa Devoto.

En el juicio, Dasman sostuvo que todo había salido mal, que no había tenido intención de matar a la joven brasileña. También intentó desligar a su pareja, de nacionalidad dominicana, de la muerte de la mula y de los hechos relacionados con la droga.

Otra condena

No es la primera vez, según fuentes judiciales, que en un tribunal en lo Penal Económico se juzga un homicidio. Dasman ya había estado preso en la Argentina, en una causa por contrabando de estupefacientes. Ese expediente tuvo repercusión pública en junio de 2011 porque junto con él había sido detenida su novia, una joven modelo argentina de 18 años: Daiana Antivero.

Antivero acordó una suspensión de juicio a prueba (probation) y Dasman, en un juicio abreviado, fue condenado a cuatro años y medio de cárcel.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.